Por primera ocasión en mucho tiempo las Centellas de Necaxa se encuentran trabajando sin presión en sus hombros, sin esa necesidad latente de sacar puntos como sea para evitar ser el último lugar de la clasificación. El gran inicio de torneo que han tenido las pupilas de Fabiola Vargas coloca al equipo en la parte media de la tabla general permitiendo que la semana de trabajo sea mucho más tranquila que en otros torneos donde los cuestionamientos se daban por todos lados, ahora el ambiente que se palpa en la intimidad del plantel es completamente diferente permitiendo que se trabaje de otra forma.
La renovación que tuvo la plantilla sumado al esfuerzo tanto de jugadoras como cuerpo técnico, han logrado que las Centellas entreguen buenos resultados en el terreno de juego con excelentes partidos que a pesar de no tener tantos puntos han dejado buenas sensaciones. Por el momento, Centellas suma un total de cinco puntos tras cuatro jornadas producto de una victoria, dos empates y un descalabro, mismos que les permiten posicionarse en el décimo escalón de la competencia y cerca de puestos de liguilla.
Con Doris Meza, Fanny Grano, Dayán Fuentes, Lucía Muñoz y Dulce Alvarado como columna vertebral del equipo, las Centellas comienzan a funcionar adecuadamente en la cancha con un volumen de juego interesante que presionan en todo el campo generando buenas chances de gol. Aun queda por trabajar en el aspecto defensivo, ya que se han recibido 7 goles en 4 encuentros promediando casi dos anotaciones por juego, pero sin duda es una gran mejora la que han tenido las chicas con respecto al torneo anterior, donde por muchos lapsos no se veían ni pies ni cabeza al proyecto. Las Centellas tendrán la misión de mantener el ritmo de este arranque con el objetivo de terminar en buena posición y por qué no, soñar con puestos de liguilla. Las jugadoras trabajan fuertemente en Casa Club Necaxa con miras a la siguiente prueba que será viajar a Puebla para medirse a La Franja que marchan quintas.