Una de las mayores debilidades del Congreso del Estado es permitir que los menosprecien y se pintorreen de su investidura, tan es así que representantes de la empresa Veolia tardaron un año para que sus ejecutivos se dignaran recibirlos, como lo reconoció la diputada Patricia García.

Incluso, en su calidad de presidenta de la Comisión de Recursos Hidráulicos, se tuvo que valer de CCAPAMA para que le hiciera saber a la concesionaria de agua potable y alcantarillado que deseaban una entrevista.

Ahora, la misma legisladora anuncia que “buscará” un encuentro con los mismos directivos, para presentarles el rosario de reclamos que tienen los habitantes del municipio de Aguascalientes ante el mal servicio que aporta y por el que sí cobra puntualmente y por todo el mes, pese a que días o semanas deja de haber agua en los domicilios.

Aunque acepta que “somos la voz de los ciudadanos”, manifiestamente no se ha dado cuenta que los diputados son parte de uno de los Tres Poderes del Estado, por lo que no tienen que andar mendingando que los escuchen funcionarios de la citada compañía francesa, sino poner los puntos sobre las íes, esto es, actuar con mano dura ante este grupo que vino a hacer la América, fijándole un plazo corto para que dé resultados, en caso contrario aplicar el título de concesión que fue redactado, aprobado y publicado por el propio Congreso, lo que le permite proceder si hay violaciones a sus cláusulas.

Además, si el gobierno de la ciudad capital está comprometido a vigilar que Veolia cumpla la obligación de aportar una atención eficiente y oportuna y no lo hace, entonces hay que apretar tuercas al máximo nivel, al igual que a la Comisión Ciudadana de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes (CCAPAMA), que en teoría debe supervisar el trabajo de la concesionaria y si tampoco lo hace es porque hay un presunto maridaje.

Vergüenza debería haber en la citada comisión legislativa, al sostener que “buscaremos que nos escuche” Veolia, para “presentarle directamente las quejas” que todos los días hacen llegar los habitantes a sus oficinas y en los medios de comunicación, cuando es algo que debe tener documentado la corporación, ya que es el pan de todos los días al grado que el locutor de una radiodifusora que por las tardes tiene un programa abierto al público se muestra resignado al leer o escuchar vía telefónica las quejas vecinales, ya que hay días en que llaman las mismas personas para reiterar el reclamo que nadie oye y que en el ayuntamiento hacen que la Virgen les habla.

La única vía que queda es actuar con rigidez, para ello bastará hacer valer el título, de manera que más allá de las amenazas de Veolia, de que exigirá una indemnización millonaria si le cancelan la concesión, bastará recurrir a lo que establece el clausulado sobre la mala calidad del servicio para que escuchen las golondrinas. Debe tenerse presente que por encima de cualquier interés empresarial, financiero y hasta político, está el derecho inalienable de los aguascalentenses de tener agua diariamente en sus hogares y es a lo que están obligados diputados y diputadas a vigilar que se acate estrictamente.

CHOQUE DE VISIONES

Para que exista el bolillo, la hogaza y los panecillos dulces y salados, tiene que haber primero el mezclado en el que se reparten uniformemente los ingredientes, pues de la misma manera, para lograr que una iniciativa de ley prospere antes debe estar listo el dictamen en comisiones para que pase al pleno para su conocimiento, análisis y aprobación en su caso.

Bajo ese marco, hasta el momento sólo hay una propuesta para permitir el aborto a las 12 semanas de gestación, misma que aún no está aprobada en comisiones, pero ya los dos grupos antagónicos hacen declaraciones, uno para lograr el aval y otro a impedirlo.

A favor del frustrar la gestación están los diputados de Morena, que a decir de uno de ellos, Heder Guzmán Espejel, es un tema que debe de ser analizado y darle prioridad al ámbito de la salud y el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, por lo que no se vale desacreditar el propósito de reformar varios artículos del Código Penal del Estado, con el que se pueda despenalizar la suspensión de la preñez y se tenga presente en casos específicos de violación o embarazos no deseados.

En función de que es un asunto previsto en la agenda nacional de su partido, Guzmán dejó en claro que “estamos a favor de que las mujeres decidan sobre su cuerpo”, por lo que consideró que ya presentada la iniciativa debe haber foros para conocer la opinión de los distintos sectores de la sociedad, de manera que se tenga un pulso real de lo que quiere la mayoría de los habitantes de Aguascalientes.

Previo a subirse al pleno tiene que analizarse ampliamente, en donde participan los que están a favor y en contra de esa medida y en que se conozca puntos de vista objetivos, que permitan poner sobre la balanza el pensamiento de los aguascalentenses de un asunto de contradicciones, que despierta emociones y pasiones.

En contra de esa medida se pronuncia repetidamente el Partido Acción Nacional, al considerar que la vida tiene que ser respetada desde su concepción, por lo que todo acto que impida su desarrollo no debe ser admitido, por lo que trabaja para tener un mínimo de 18 diputados que apoyen este criterio.

A nivel general y local los panistas sostienen que desde un principio el producto que está en el vientre de la madre tiene vida, que a las cinco semanas su corazón está latiendo y a las 12 semanas el sexo está definido y ya desarrolló parte de su cuerpo, por lo que es un crimen impedir que nazca, reiterando que al ser indefenso requiere de protección para que llegue a este mundo.

Puntualizan que pretender frenar su llegada con el argumento que es un bebé “no deseado” o que fue fruto de una violación es una tesis que altera el verdadero sentido del ser humano, única especie que tiene entre sus miembros a aquellos que buscan aniquilar el proceso de vida.

A estas alturas no existe en el Congreso un dictamen pero sí una guerra verbal y de episodios públicos de unos y otros, que pretenden influir en el conglomerado colectivo para que apoyen su proyecto, lo cual seguirá por un tiempo.

PRETENDEN INFLUIR

Pasó la Navidad y se fueron los Reyes Magos y no llegó el anhelado regalo para los taxistas-choferes de una concesión. El funcionario que prometió que antes de finalizar el año se tendría lista la convocatoria para que los interesados se inscribieran fue reemplazado y con su salida se supo que todavía falta casi un centenar de permisos cancelados que siguen en litigio, por lo que este asunto no tiene fecha para que se lleve a cabo, sin embargo varios dirigentes de agrupaciones señalan que están a la espera de que se cumpla el ofrecimiento, aún cuando ellos no serán beneficiados. Lo que sucede es que este tipo de asociaciones son manejadas por concesionarios y que obliga a los conductores a afiliarse para tener una cierta protección jurídica, pero sin derecho a dirigirlas. Al no haber agrupaciones de choferes tienen que seguir las reglas que imponen los dueños de los vehículos, quienes pueden dejarlos sin trabajo por diversas razones y ningún derecho, además que pueden pasar años atrás del volante sin haber recibido los beneficios de las mínimas prestaciones que establece la Ley Federal del Trabajo, por lo que llegan al final de su vida laboral sin nada que respalde su retiro.

DESPERDICIO DE AGUA

Durante la madrugada y en las primeras horas del día hay un derrame del vital líquido en la finca del número 105 de la calle Moctezuma, que corre hasta la calle Galeana. Se observa que puede tratarse de la rotura de la tubería ya que la filtración es sobre la banqueta. Tiene varios días sin que Veolia o CCAPAMA lleven a cabo la reparación correspondiente, lo que es molesto que mientras en gran número de viviendas de diversas partes de la ciudad no hay una sola gota, en pleno corazón de la ciudad se derrocha.