Con la integración de tres quejas de una presunta desviación de recursos del Programa de Apoyo a la Gestión Escolar (Proage), que asciende a la cantidad de 70 mil pesos, la presidenta de la AEPF, María Elida Gutiérrez Padilla, exhortó ayer a las mesas directivas de padres de familia y a los propios Consejos de Participación Social a actuar con transparencia y a no mezclar recursos que deben ser administrados de manera independiente.

A diferencia de otros años escolares, en este ciclo 2017-2018 cada una de las escuelas recibió un promedio de 40% más de recursos económicos para atender sus necesidades internas, esto considerando las donaciones otorgadas por los propios padres de familia y lo otorgado por el Proage.

No obstante, aclaró que aproximadamente el 20% de los recursos que se quedaron en las mesas directivas de padres de familia de las escuelas se encuentran extraviados desde el momento en que los ex dirigentes de estos órganos se negaron a devolverlos a los papás de los estudiantes y tampoco los emplearon con claridad dentro del mismo plantel educativo.

Por esa causa, dijo que se llevan a cabo varias denuncias para recuperar esos dineros que deben ser invertidos a favor de las escuelas y de su comunidad estudiantil.

En entrevista con El Heraldo, la presidenta de la Asociación Estatal de Padres de Familia señaló que las mesas directivas de las escuelas deben comprender que las facturas emitidas con recursos directos de ellas no deben involucrarse con las del Proage o viceversa, lo que es un asunto delicado y por esa razón se abordará este asunto con el director del Instituto de Educación, Raúl Silva Perezchica.

Asimismo, indicó que “los recursos que administra cada instancia deben manifestar su transparencia, lo que irá en la conquista de la confianza de todos los padres de familia del estado de Aguascalientes, así como del Gobierno del Estado que aporta los dineros del Proage en beneficio de la mejora y de los programas que operan dentro de los planteles educativos”.

Aclaró que los recursos de ambas instancias son complementarios, porque las reglas de operación del Proage no permiten canalizar recursos para la mano de obra, pero sí para la compra de los materiales, razón por la cual las mesas directivas pueden canalizar esos recursos para concretar diversas obras de infraestructura en el plantel educativo.

“Se necesita que haya honestidad por parte de los padres de familia que apoyan en las mesas directivas o en los consejos de participación social, y en esa medida se logrará un funcionamiento y habrá claridad en las acciones realizadas en cada una de las instancias”, finalizó.

¡Participa con tu opinión!