Francisco Morales 
Agencia Reforma

CDMX.- De la noche a la mañana, la “Ley Taibo” pasó del hecho a la congeladora legislativa en el Senado. Bastó un dicho desafortunado para deshacer la certeza: “Sea como sea, se las metimos doblada, camarada”.

La bravata, una celebración de haberse impuesto a sus detractores, lanzada al calor de la presentación de un libro en la FIL de Guadalajara y que incendió las redes sociales, pone ahora en entredicho el nombramiento del escritor Paco Ignacio Taibo II como director general del Fondo de Cultura Económica (FCE).

El freno lo metió su propio partido. Y lo anunció a primera hora.

“Ese uso del lenguaje nos denosta al Senado, nos indigna a las mujeres, violenta a quien tenga que naturalizar la violencia contra las mujeres. Es rudeza y violencia innecesarias”, dijo tajante la morenista Martha Lucía Micher, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, en una conferencia de prensa antes de la sesión.

Con ello, por acuerdo de la Mesa Directiva, la reforma a la Ley Federal de las Entidades Paraestatales, que permitiría a Taibo II asumir el cargo aun sin haber nacido en México -un requisito de ley-, fue retirada del orden del día y quedó pospuesta indefinidamente.

Hasta este jueves, sin embargo, el camino del escritor hacia el FCE parecía allanado. Tras su paso por comisiones, una primera lectura en el pleno y un cúmulo de consensos más allá de la esfera de influencia legislativa de Morena, la iniciativa estaba en primer lugar para votarse.

Habiendo casi superado este trajín legislativo, Taibo II se dirigió con su dicho a quienes acusaban que la reforma estaba hecha a su medida.

“Ahora que se hace este alarde, y además de esta forma tan grosera, tan soez, parece que las condiciones cambian absolutamente, porque queda claro que se modifica una ley para una persona y ése no es el espíritu del Senado”, denunció Miguel Ángel Mancera, coordinador de la bancada del PRD en el Senado.

En un día en el que el apoyo a la “Ley Taibo”, como el de los perredistas, cayó como casa de naipes, la negativa del sol azteca fue la primera en anunciarse.

“Ese mensaje que se viralizó ayer de quien aspiraba a dirigir el Fondo de Cultura Económica no refleja sino odio, división, misoginia, violencia y eso no se puede permitir”, condenó después la panista Kenia López Rabadán, a nombre de su bancada.

Pidió, asimismo, que la reversa fuera indeclinable: “Hoy exigimos no sólo que se retire el dictamen, y agradecemos por supuesto que se retire, pero exigimos que se retire de forma permanente”.

La también panista Xóchitl Gálvez, famosa al igual por sus discursos altisonantes, lo llamó “violador en potencia” y expuso que “el Senado no es sastrería” para hacer leyes a la medida.

Tras el anuncio del retiro de la iniciativa, Micher solicitó, como lo hicieron todas las bancadas, una enmienda de parte del escritor antes de pensar en volver apoyar su nombramiento.

“Necesitamos que, en nombre de la dignidad de las mujeres, se disculpe. Después veremos”, condicionó.

Taibo II, quien se ha visto en problemas para asumir cargos públicos por sus palabras -este año, la titularidad de la Secretaría de Cultura de la Ciudad, y en 1997 la de la entonces Socicultur-, pidió disculpas en redes sociales.

“Lamento profundamente haber utilizado una frase desafortunada y vulgar y odiaría que se interpretara como una agresión a las causas feministas o de la comunidad gay, a las que he apoyado decididamente durante toda mi vida y con las que estoy claramente comprometido”, tuiteó el autor, quien no pudo ser localizado en su domicilio para pedirle un comentario.

Los efectos de su expresión, sin embargo, traspasaron el Senado y las redes. En una conferencia dictada este jueves sobre el Movimiento del 68, el antropólogo Roger Bartra equiparó sus expresiones con el gesto obsceno que hizo en 1995 el priista Humberto Roque Villanueva en señal de júbilo, la “roqueseñal”, cuando en San Lázaro los diputados que lideraba impusieron un aumento del 50 por ciento al IVA.

“Lo dicho por Taibo no es nada nuevo, los medios políticos funcionan con expresiones machistas, soeces; creo es una continuación de ese fenómeno que fue espectacular con la famosa señal de Villanueva. Es lo mismo”, reflexionó.

La escritora Margo Glantz, quien fue originalmente propuesta para la dirección del FCE, aunque declinó, también lamentó lo dicho en la FIL, donde fue abordada.

“Así es la vida, uno habla mucho y se lo lleva la trampa, cualquiera”, dijo en entrevista.

Este viernes, cuando se cumple el plazo para que se haga efectiva la renuncia del actual director del Fondo, José Carreño Carlón, queda todavía en el aire si el nombramiento de Taibo II se mantiene como un hecho tras sus dichos.
[[¡…Y plantea Mayer un nuevo intento!]]Una vez que el Senado frenó la “Ley Taibo”, el diputado por Morena Sergio Mayer planea revivirla en la Cámara de Diputados.

Ante integrantes de la Comisión de Cultura que preside y representantes del gremio artístico y cultural, anunció este jueves que presentará una iniciativa para reformar, como en el Senado, un artículo de la Ley Federal de las Entidades Paraestatales.

Aunque la iniciativa, en poder de REFORMA, hace referencia al Artículo 21 para eliminar el requisito que impedía a Taibo acceder a la dirección del FCE por ser mexicano naturalizado, Mayer se enredó al hablar de la modificación.

“Nosotros vamos a presentar una iniciativa de ley que modifica el Artículo 32 por el hecho de que es anticonstitucional de que los mexicanos naturalizados no puedan ocupar ciertos puestos porque eso es discriminatorio y no tiene nada que ver con el tema de Taibo”, dijo.

Mayer hablaba del Artículo 32 constitucional cuando en su iniciativa se ocupa del artículo 21 de la Ley Federal de las Entidades Paraestatales, el mismo que modificaba la iniciativa de la Senadora morenista Minerva Citlalli Hernández.

“Tenemos que aprovechar lo que pasó para entender que hay un artículo de la Constitución que es anacrónico y que está fuera de contexto”, equivocó Mayer.

La redacción de la iniciativa, tal como se propone, plantea reformar la fracción I y adicionar la fracción II del Artículo 21.

Elimina el requisito de ser mexicano por nacimiento para ocupar cargos en las entidades paraestatales, salvo en aquellas sectorizadas a las secretarías de Gobernación, Hacienda y Crédito Público, Economía, Energía, Comunicaciones y Transportes, y de la Defensa Nacional, así como las relativas a las áreas estratégicas y prioritarias señaladas en el Artículo 28 constitucional.

Mayer negó que sea otro traje a la medida para Taibo II.

“Les pido de una manera humilde que esta iniciativa la pensemos y apoyemos y que no la critiquemos porque vayan a pensar que está hecha a la medida.

“No tiene nada que ver. Hay que entender que es una ley que va a favorecer a los mexicanos que han sido discriminados. Eso es lo único. No puede haber ciudadanos de primera o de segunda”.

Con información de Mayolo López, Jorge Ricardo y Jonathan Hernández