En la Gómez Morín, la maleza ha crecido tanto entre la ciclovía y las vías del ferrocarril, que la gente tiene miedo de cruzar por ahí, ya que fácilmente pueden esconderse maleantes entre la hierba. Recientemente golpearon a un joven, que por motivos de su trabajo tuvo que pasar por ahí; tuvieron que hospitalizarlo por las fracturas que le ocasionaron. Esperemos que la Secretaría de Servicios Públicos, mande podar la zona, antes de haya más casos que lamentar.

¡Participa con tu opinión!