Males circulatorios llenan los panteones

En un anticipo de la conmemoración del Día de Muertos, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó una selección de datos estadísticos sobre la mortalidad en el país. Entre las cifras más relevantes se encuentran aquellas que explican las causas más comunes de los decesos: hace dos años, se registró que el 25.5% de las muertes estuvieron relacionadas con enfermedades del sistema circulatorio. Luego, le siguen muertes por males endocrinos, nutricionales y metabólicos con el 17.5%. Y los tumores malignos ocupan el 13%, siendo estas tres referencias estadísticas las principales causas de decesos.

El INEGI aclara que “al interior de estas agrupaciones hay una diversidad de enfermedades que de manera desagregada pueden dar un mejor contexto del cuadro epidemiológico por el cual fallece la población”, por lo que considerando este desglose, la diabetes mellitus y las enfermedades isquémicas del corazón son responsables, respectivamente, del 15% y 13.4% de los decesos, respectivamente.

En esta recapitulación de datos, llama la atención el avance que se ha logrado en cuanto al promedio de vida de los mexicanos. En 1950 era de 49.7 años y una tercera parte de la población fallecía a causa de enfermedades infecciosas y parasitarias. En 2017, sólo 2.5% muertes se relacionan con esos males y vivimos en promedio 75.3 años.

En cuanto a la mortalidad infantil, entre 1990 y 2015 la tasa de mortalidad infantil disminuyó de 32.5 a 12.5 defunciones de niños menores de 1 año de edad por cada mil nacidos vivos. Sin embargo, en este contexto hace falta intensificar las tareas de salud en grupos marginales, ya que la mayoría de estas muertes pueden ser evitadas con la atención médica adecuada.

¡Participa con tu opinión!