Salvador Rodríguez López

Aguascalientes pretende alcanzar el grado de espacio franco para todas las corrientes del pensamiento y dejar por sabido que existe absoluto respeto entre los habitantes, sin embargo aun está lejos de que pueda alcanzarlo ya que persisten atavismos que impiden el despegue, como se demuestra el nivel muy alto de violencia intrafamiliar, en que la mayoría de las veces la mujer es agredida por el hombre.
Los datos “duros” del Centro de Justicia para la Mujer (CJM) son sumamente reveladores, al registrar un promedio de 50 mujeres que diariamente presentan una queja por diferentes formas de violencia en su contra, lo que descubre que adentro del hogar, de la oficina, el parque público, un gimnasio o en las calles, hay individuos que no lo piensan dos veces para golpear, insultar, asaltar e inclusive violar a quienes se encuentran a su alcance,
Frente a esa realidad, el 70% de los hombres aseguran que hay igualdad entre ambos sexos, pese a que México es uno de los países de América Latina que sobresale por ese machismo tan arraigado, de lo que se hace gala en las películas de mitad del siglo pasado. Tan sólo en los últimos tres años se registró a nivel nacional 1,640 casos de feminicidio y en el mismo período hubo más de 400,000 denuncias por violencia familiar.
El pasado 7 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, el presidente Enrique Peña Nieto ratificó las órdenes que dio desde 2012 cuando asumió el cargo, de que exista más inclusión de la mujer en los puestos públicos, a lo que se han sumado los partidos políticos que por ley designan el 50% de las candidaturas a las mujeres, con lo que se cumple la paridad de género y así tenga la presencia que le corresponde en los congresos federal y local. También hizo un reconocimiento a la mujer por hacer público y denunciar el hostigamiento, el acoso sexual, por lo que en las dependencias públicas se ha logrado erradicar este tipo de conductas, ya que quien las comete sabe que no sólo perderá el trabajo y será exhibido ante la sociedad sino que puede ir a la cárcel.
En el Centro de Justicia para la Mujer se observa personas que han sido golpeadas, lesionadas, vejadas, en que la regla general es el que el agresor es la pareja, sea que estén casados o vivan en unión libre, ataques que también sufren los hijos. En 2017 se ofrecieron 17,463 servicios y entre enero y febrero del presente año se alcanzó una cifra de 4,219 y aquellos que ameritaron denuncia ante la autoridad competente fueron canalizados al Juzgado Quinto de lo Familiar del Poder Judicial del Estado, que se encuentra en el mismo edificio donde está el CJM.
De la suma de los últimos catorce meses (21,682), 9,298 personas acudieron por primera vez y de ellas 8,091 fueron mujeres y 1,907 varones, hijos de las mujeres violentadas, que da idea de la terrible experiencia que viven en los hogares, por lo que “reciben atención, principalmente de tipo psicológico a fin de ayudarles a entender la circunstancia al interior de sus casas y por supuesto, a manejarla para tratar de evitar que el impacto en su personalidad y tranquilidad sea mayor”, afirmó la directora de ese organismo, Beatriz Elena González Ramírez.
Explicó la funcionaria que uno de los propósitos del CJM es “evitar la revictimización, proporcionando a las usuarias las herramientas necesarias para que trasciendan en un estado de víctima, a ser agentes promotoras de paz en su comunidad”.
Dentro de los pasos que se deben dar a nivel general para frenar el machismo es considerarla como una lucha común, en donde participen los medios, las instituciones públicas y privadas, las iglesias y la comunidad educativa, además de las redes sociales, y desde el hogar se reconozca que el hombre y la mujer tienen un rol compartido, en la que ninguno es más que el otro, por el contrario, en la conjunción de objetivos se puede alcanzar una relación duradera, que sea ejemplo para los hijos, teniendo presente que lo que ven, viven y sienten en su infancia y adolescencia será determinante en su futuro.

REFORMAR LA LEY
Sólo el 60% de las empresas pagan a sus empleados mediante los cajeros automáticos, lo que debería extenderse al resto del sector patronal, consideró el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes (CCEA), Pablo Gutiérrez Romo.
Indudablemente que es una medida práctica, pero antes de sugerir que sea de aplicación general debería solicitarse a los legisladores federales que lleven a cabo una reforma al Artículo 123 Constitucional, para que se agregue esa modalidad, porque sólo define el pago en efectivo.
El principal dirigente empresarial en el estado dijo que el 40% que mantiene la costumbre de cubrir el salario de sus empleados con sobres debe emigrar al sistema bancario, que es más seguro, toda vez que sacar fuertes sumas de dinero es una invitación a los asaltantes, al mismo tiempo que le proporciona confianza a los trabajadores que pueden acudir al cajero cuando lo crean más adecuado.
Sostuvo que a partir de que se hace el pago de nómina electrónica se protege a los trabajadores, a cada uno de los ejecutivos y a los propios patrones, por lo que aquellos que aún lo hacen manualmente, al acudir a realizar sus operaciones con dinero en efectivo, deben cambiar y si ellos no entienden los cambios tecnológicos pueden contratar a jóvenes que conocen al dedillo la era electrónica. Al respecto señaló que “es comprensible que el avance tecnológico es acelerado, pero la población adulta debe adaptarse a ella, tal como lo viven en la cotidianidad los jóvenes, quienes dominan con facilidad los nuevos instrumentos electrónicos y de redes sociales”.
Reiteró que cada uno de los empresarios debe vigilar por su propia seguridad y de su negocio, por lo que es tiempo de que avancen hacia las tecnologías que ofrece confianza en su manejo, tanto de ellos como de su personal.
Gutiérrez Romo puntualizó que “no es concebible que se pague los sueldos y salarios de los trabajadores directamente con billetes”, pero como se señala en el segundo párrafo, en lugar de recomendar a sus colegas lo que deben hacer es enfocar sus baterías hacia los diputados federales y senadores para que promuevan las reformas necesarias a la legislación del trabajo.

APORTE FORZADO
Quien diga que de esa agua no he de beber que se lo pregunten a Toño Ortega Martínez, quien va por su segunda vez como diputado federal de representación proporcional. En ambas es a propuesta del Partido de la Revolución Democrática (PRD), por lo que en ese sentido se mantiene firme a su ideología, en donde sí está obligado a cambiar es la forma de apoyar al candidato presidencial. En 2012 defendió a capa y espada a Andrés Manuel López Obrador, por lo que fue de los legisladores que atrancaron las puertas de la Cámara de Diputados para impedir que el uno de diciembre entrara el panista Felipe Calderón a rendir juramento como Presidente de la República, en cambio hoy tiene que respaldar a toda costa el candidato del PAN, Ricardo Anaya, por consiguiente debe impedir que gane López Obrador, postulado por Morena. La integridad, virtudes y honestidad de entonces se han convertido hoy en individualismos, egoísmos, chácharas y jactancias.

¡Participa con tu opinión!