Gustavo García Olguin 
Agencia Reforma

CDMX.- El avión de 20 millones de dólares para 13 pasajeros que se mandó comprar el ex Procurador Jesús Murillo Karam fue utilizado para extraditar a «El Chapo» Guzmán a Estados Unidos, para traer de Costa Rica al ex Gobernador Roberto Borge. El actual Gobierno ya lo puso en venta.

Fiscales Especiales de Asuntos Internos de la FGR confirmaron que el narcotraficante del Cártel de Sinaloa fue trasladado a EU en el jet Bombardier Challenger 605, que la dependencia compró en 2013 a 19.5 millones de dólares, con sobreprecio y mediante un arrendamiento financiero de Banobras.

Como parte de la causa penal 447/2019, la Fiscalía General de la República (FGR) acusó a la ex Oficial Mayor Judith Aracely Gómez Molano de ejercicio indebido de facultades, al considerar que la compra del avión fue injustificada, además de que se pagó un sobreprecio de al menos 3.1 millones de dólares.

La Fiscalía Especializada de Asuntos Internos sostuvo que no se requería de una aeronave «de lujo» y con capacidad de vuelos trasatlánticos para que la dependencia cumpliera con sus obligaciones de persecución de delitos federales en territorio nacional.

Durante la audiencia en que Gómez Molano fue vinculada a proceso por una jueza federal, el fiscal Carlos Francisco Palafox acusó que el jet fue utilizado fundamentalmente para viajes del ex Procurador Murillo Karam y de sus colaboradores cercanos con un «lujoso confort personal».

Detalló que la aeronave contaba con acabados de maderas finas, sala de conferencias, cabina de wifi, 11 asientos en piel, dos pantallas, teléfono satelital, alfombra, cocina y baño con lavabo.

La defensa de la ex funcionaria destacó el traslado de «El Chapo» Guzmán, cuya extradición a EU se consumó en enero de 2017, como muestra de que la aeronave de lujo sí cumplió funciones de combate al crimen, con lo que se justificaría su adquisición mediante un arrendamiento de Banobras a cinco años.

El abogado José de Lucas declaró en la audiencia que el piloto del avión le informó del uso de la aeronave para extraditar al capo sinaloense, versión que confirmaron los Fiscales Especiales de Asuntos Internos de la FGR Carlos Francisco Palafox y Rafael Sánchez.

De Lucas afirmó que, de acuerdo con las bitácoras de vuelo de la aeronave, de 2013 a 2019 hizo un total de 217 viajes, de los cuales, 67 corresponden al periodo de Murillo Karam al frente de la entonces PGR.

Al dictar el auto de vinculación a proceso a Gómez Molano, la jueza Beatriz Moguel Ancheita reconoció el uso del avión para la extradición del «Chapo», pero asentó que no se hizo una evaluación del costo-beneficio para adquirirlo.

La juzgadora criticó que, debido al arrendamiento financiero de Banobras, se comprometieron durante 5 años las finanzas de la FGR, que terminó por erogar más de 344 millones de pesos.

También respaldó la prueba ofrecida por la FGR de que el avión fue comprado a un sobreprecio de 3.1 millones de dólares.

Víctor Rodrigo Curioca Ramírez, quien en 2013 era subdirector de Recursos Materiales de Banobras, también fue vinculado a proceso.