El tercero de los sacramentos lo recibió el niño Luis Uriel Quintana Torres en la Capilla de San Juan Pablo II, motivo por el cual preparó su alma mediante la confesión.
Para estrechar esa amistad con Jesús, Luis Uriel contó con el acompañamiento de sus papás, Luis Humberto Quintana Cervantes y Caro Lizeth Torres Plascencia, así como de sus padrinos, Martha Cervantes, Luis Fernando Quintana y Adriana Rodríguez.
Para festejar al nuevo comulgante, se efectuó una cálida recepción, en la que participaron sus seres queridos brindándole numerosas felicitaciones.

¡Participa con tu opinión!