CDMX.- La vuelta del Clásico joven pinta para lleno.
Ayer, en el primero de los dos días de venta de boletos al público en general en el Estadio Azteca, en las taquillas sólo se vendían entradas de la zona general (260 pesos) y en la parte baja (870 y 950 pesos).
Se habían agotado ya las localidades más atractivas, las de Preferente, pero no en la reventa.
Los boletos cuyo precio original fue de 300 pesos se comercializaban a 700, claro, con la posibilidad de negociar y en el mejor de los casos pagar “solamente” lo doble por el ticket.
Varios revendedores, al menos 20, estuvieron en las inmediaciones del estadio e incluso a un metro de la taquilla, interceptando a los aficionados, tratando de convencerlos de que tenían las mejores localidades; la razón les asistía, pues incluso tenían entradas de Cabecera, en la zona familiar que está abajo de una porra y arriba de la otra por 350 pesos, 90 arriba del precio de lista.
Antes de que en el Estadio Azteca se escuche el “vaaamos, vaaamos América”, el único eco es el “¿le sobran?, ¿le faltan?” Édgar Contreras/Agencia Reforma.

¡Participa con tu opinión!