El Heraldo de Aguascalientes

Luchando por la vida de Nahomy

Juana Laura Castillo Jiménez enfrenta la batalla más grande de su vida: salvar la vida de su hija Nahomy Guadalupe, de escaso año y medio de edad, quien ha sido diagnosticada con una enfermedad llamada atrecia de vías biliares, un padecimiento que ataca el hígado y que le fue detectado cuando la niña tenía cinco meses de edad.

La mayoría de su tiempo, Juana Laura lo dedica al cuidado de su pequeña, pues requiere de mucha limpieza y de una rigurosa dieta, porque le pueden dar diversas infecciones; así como a la organización de eventos para poder costear los gastos derivados de la enfermedad de Nahomy.

UN DIFÍCIL COMIENZO. En entrevista para El Heraldo de Aguascalientes, recordó que todo comenzó cuando observó que la pequeña tenía sus ojos muy amarillos, por lo que decidió llevarla con diversos pediatras, quienes le hicieron varios estudios pero no le daban un diagnóstico certero; uno de estos médicos notó que el abdomen de la niña estaba creciendo, por lo que le recomendó un especialista, quien le dijo que presentaba una atrecia, sin especificar su tipo.

De ahí que Nahomy fue canalizada al Hospital Hidalgo, donde le hicieron otros estudios y una biopsia; ahí los resultados salieron positivos para cirrosis, y para una mejor atención de la pequeña, la canalizaron a la Ciudad de México, al Hospital Infantil Federico Gómez, donde actualmente está recibiendo tratamiento y está en protocolo de trasplante.

DESARROLLANDO LA PACIENCIA. Juana Laura comentó que la enfermedad está muy avanzada, por lo que Nahomy requiere de un trasplante de hígado; reconoció que no es un proceso fácil, ya que la menor todavía no entra en lista de espera, pues le están haciendo estudios para descartar alguna enfermedad o contraindicación que complique el trasplante. Asimismo, añadió que existe la opción de operarla en particular, pero el costo ronda los 2 millones de pesos.

Manifestó que afortunadamente, de momento la pequeña no ha presentado muchas complicaciones, no obstante, como retiene muchos líquidos, su pancita está creciendo, le da mucha comezón en el cuerpo y tiene sus ojitos muy amarillos, además de que casi no duerme.

UN RESPIRO EN MEDIO DE LA LUCHA. Agradeció el apoyo que ha recibido por parte del DIF Estatal, pues en el área social la han ayudando con el pago de los pasajes para trasladarse a las Ciudad de México, así como con algunos medicamentos –la pequeña requiere ácido subsorricódico, valmetrol, vitamina a, d, e y k, entre otros–.

Finalmente, la señora Juana Laura solicitó el apoyo de la sociedad, ya que necesitan donadores de sangre en el Hospital Infantil Federico Gómez, ubicado en la Ciudad de México, por si alguna persona tiene amistades o familiares en la capital del país y pueden apoyar, se comuniquen con ella al teléfono celular 465 108 5676.