En 1997, el italiano Giovanni Sartori en su obra: Homo Videns: Televisione e Post-Pensiero, advirtió el arribo y consolidación de nuevo molde de hombre contemporáneo al cual lo llamó homo videns y lo definió como un ser embelesado por la televisión que, estancado en la pereza del pensamiento y limitado a la apreciación superflua de la realidad, poco a poco perdía su capacidad de abstracción y de entendimiento; en consecuencia, apunta esta autoridad intelectual de nuestra época, paradójicamente, algunos avances tecnológicos producto de la capacidad intelectual del hombre se convirtieron en verdaderos enemigos del pensamiento.

Ante este mundo habitado en mayor o menor medida por el homo videns, el italiano también advierte de la repercusión que esto tuvo con la democracia y la política en el sentido de que ahora, la herramienta para el triunfo electoral se concentra a partir de la variable gráfica de los oponentes. Las propuestas y los argumentos se vieron desplazados por la imagen y el estereotipo.

Aunque radical, lamentable y alarmante, la tesis de Sartori no resulta tan utópica en el mundo de la política mexicana.

En Cuernavaca, el famoso jugador Cuauhtémoc Blanco, haciendo su inconfundible señal de festejo, anunciaba su candidatura para gobernar a casi 400,000 mexicanos y tomar las decisiones de políticas públicas equivalentes a más de mil millones de pesos. En Guadalajara, Guillermo Cienfuegos Pérez y su hijo Costel Cienfuegos y Fuentes, mejor conocidos como los payasos “Lagrimita” y “Costel”, intérpretes de éxitos musicales como “El baile del perrito”, registraron una planilla independiente para contender por la alcaldía de la Perla tapatía, sede por cierto de un encuentro cultural e intelectual de América Latina importantísimo: la Feria Internacional del Libro. En Querétaro, José Antonio Zumaya, Secretario de Organización del Partido Encuentro Social, informó que su partido se encuentra en pláticas con el famoso actor de televisión, Carlos Villagrán, también conocido como Quico, para postularlo como su candidato a la gubernatura de aquella entidad federativa.

En los tres casos, es totalmente válida su pretensión; jurídicamente, porque es evidente que todos los personajes señalados tienen el derecho político fundamental de postularse para un cargo de elección popular; políticamente, porque es equívoco el manifestar que las candidaturas deben ser exclusivas para profesionistas o académicos; democráticamente, porque es obligatorio el respetar estas legítimas aspiraciones políticas de cada uno de ellos. Sin embargo, el análisis no puede reducirse únicamente a las anteriores tres premisas, pues si bien son ciertas, no son las únicas, considerando el perfil de los señalados.

Cuarta premisa: Si los partidos políticos involucrados impulsan estas candidaturas, evidentemente es porque dentro de sus análisis racionalistas, existirán réditos electorales a su favor, es decir, anticipan la posibilidad de que los electores opten por un personaje famoso por encima de un perfil político, lo que podría comprobar la tesis de Sartori y que además, deja de manifiesto una problemática actual no sólo mexicana sino de buena parte de América Latina y Europa: la crisis de representación que enfrentan las democracias. –Por lo menos Cuauhtémoc tiene gracia. Me dijo un buen amigo.

Quinta premisa: Para lograr la consolidación democrática tan anhelada por muchos de nosotros, en efecto, una variable positiva es la posibilidad de tener un sistema político que le permita a cualquier persona llegar a un cargo público, pero no basta con eso. De forma paralela, una democracia consolidada es aquella donde los partidos postulan ofertas políticas con responsabilidad hacia el electorado, de forma que sus candidatos sean opciones reales para el adecuado ejercicio del poder. Democracia consolidada, también será aquella donde la sociedad, cargada de heterogeneidades, es homogénea en cuanto a su interés por las decisiones públicas y, tratándose de elegir gobernantes, no cae en el síndrome del homo videns, sino que analiza a conciencia el sentido de su voto.

@licpepemacias

¡Participa con tu opinión!