Lucha por la corona

Rebeca Aguilera/El Heraldo

Daniela Landín Camarillo nació en Aguascalientes hace 23 años y desde pequeña se ponía los tacones de mamá y soñaba con ser señorita, pero jamás se imaginó que ese sueño tomaría este rumbo y llegara tan lejos.
La candidata al certamen nacional Mexicana Universal platicó con El Heraldo de Aguascalientes y nos compartió su ascendente travesía por los certámenes de belleza.
Todo comenzó el año pasado, cuando decidió inscribirse a la reina de la Feria de San Marcos donde se ganó una corona de princesa y ahí comenzó su preparación para Miss; recibió clases de oratoria, improvisación, cómo llevar una entrevista, pasarela, acondicionamiento físico, entre otras.
El impulso se lo dio haberse ido de intercambio a Canadá, pues previo a eso ella se reconoce como una mujer muy tímida e introvertida, pero luego de disfrutar lo interesante que es conocer gente y platicar con varias personalidades, se decidió por explotar al máximo en la sociedad, destacando por su belleza y la nueva actitud que adquirió y ahora había optado por acrecentar.
Siempre buscó resaltar su inteligencia y la disciplina, que es una de sus más grandes cualidades.
En la primera semana de concentración, Daniela ha dormido poco menos de cinco horas, se levanta a las 4:00 am para bañarse y disponerse a colocarse los tacones y comenzar con un día lleno de exigencias, aprendizaje y mucha entrega personal. Cuando ve a sus contrincantes, las admira, incluso cuando detecta las virtudes en otra, no la envidia, se acerca para conversar y aprender de esta persona, con afán de convertirse en una versión mejorada de lo que ella pueda aportar a su carrera, donde darlo todo y traer a Aguascalientes la corona, es su único objetivo.
La característica principal que la ha obligado a permanecer, incluso en los momentos de debilidad, es la fuerza de su carácter que ha usado y la ha ayudado a acercarse siempre a las más altas metas, a las que incluso muchas, sueñan pero temen y jamás se atreven, y menos se arriesgan.
Es cuestión de un compromiso personal, donde perder no es opción, Daniela está segura de la gran capacidad y talento con que cuenta, pero sobre todo, sabe que la preparación es pieza clave para obtener este triunfo, el cual se siente completamente capaz de obtener.
Presume disfrutar hasta hoy, el ambiente que se vive en la concentración en la Ciudad de México, la agilidad que han adquirido sus días por tantas actividades, que apenas la dejan comer, respirar y dormir, pero el cansancio se disfruta, externó que se vuelve placentero y satisfactorio por una jornada total de entrevistas y de un sitio a otro.
En CDMX la preparación es al doble y Daniela no se piensa rendir…
Nunca se vio en este certamen, pero ya que el camino la ha ido llevando, el reto personal la impulsa a ir a las grandes ligas, fue el ímpetu particular, la preparación.
El apoyo lo ha recibido de todo el mundo, familia primeramente, amigos y también el público en general, pues gente que no la conoce, suele mandarle mensajes de audio o de texto donde le dejan saber cuánto amor le tienen.
“La gente de Aguascalientes es súper linda”, define.
En la universidad estaba haciendo prácticas y la apoyaron en salir del proyecto las tres semanas de la concentración y al volver finalizar sus prácticas, retomando el mismo proyecto.
Sus municipios favoritos son la capital y San José de Gracia, pues de ahí eran sus abuelitos.
Este domingo fue la primera gala del certamen, donde dieron a conocer por TV Azteca a las 31 aspirantes al título Mexicana Universal, para posteriormente enviar a la ganadora a Miss Universo.