A través de Cáritas Diocesana de Aguascalientes, la señora Araceli Martínez González pide el apoyo de la ciudadanía para su hijo Gustavo Alberto López Martínez, quien requiere de una cirugía reconstructiva de su cara luego de un accidente que sufrió el año pasado.

En entrevista con El Heraldo, informó que su hijo tuvo un percance el 30 de julio de 2017, cuando viajaba como copiloto en un vehículo, donde el conductor perdió el control, se voltearon y hubo tres lesionados, siendo Gustavo Alberto el más grave y por lo que tuvo que permanecer por mucho tiempo en terapia intensiva, a grado tal que los médicos le daban pocas esperanzas de vida; sin embargo, milagrosamente logró sobrevivir.

Detalló que su hijo no ha recibido la atención médica debida toda vez que no cuentan con Seguro Social, sino más bien Seguro Popular, el cual no les cubre muchas cosas. “En la Clínica 1 del IMSS sólo me lo dejaron estable y actualmente lo están atendiendo en el Hospital Hidalgo. Le reconstruyeron parte de la boca, una parte de pómulo izquierdo que se quebró, perdió parte del cráneo. La parte de su ojo izquierdo no existe y con el tiempo ha tenido muchas secuelas”.

Comentó que el material quirúrgico que traía ya se le infectó y le han hecho varias cirugías para írselo quitando. Además, señaló que actualmente ocupa de 16 mil pesos para que le hagan una cirugía reconstructiva en la parte de su ojo y el pómulo izquierdo. “Me dicen que tienen que hacerle un injerto de hueso, para formar esta parte y acomodar el ojo”.

Gustavo vive en unión libre y es padre de una niña de dos años de edad; además, es de oficio pintor, pero tras el accidente no ha podido volver a trabajar y su mujer apenas comenzó a laborar en una empresa donde está a prueba. Su madre, Araceli Martínez, es divorciada y junto con su ex marido, quien es custodio, costean los gastos que cada vez van en aumento. Los interesados en apoyar pueden comunicarse al teléfono celular 449 263 74 50, o bien a Cáritas al 915 92 94 y al 916 19 82.