Fernando Toledo
Agencia Reforma

CDMX.- En la serie La Casa de las Flores la actriz y conductora Verónica Castro luce como si fuera la década de los 80.
Famosa por su simpatía innata y su capacidad por conectar con su público, también ha marcado tendencia con looks llamativos, que son esenciales en todas las etapas de su carrera.
Ojos delineados con sombras y pestañas postizas, boca sensual marcada en dos tonos, grandes peinados con ondas y uso de vistosas prendas que lo mismo mezclan los vuelos con los moños, y mucho estampado animal, sobre todo tigre o leopardo, conforman la personalidad única de “La Vero”.
Su forma de pintar su rostro la hizo famosa y los expertos maquillistas afirman que es algo recargado que sólo en ella se ve bien, ya que cuenta con una cara hermosa.
“Su make up es muy característico, ya que incluye ojos delineados por fuera y por dentro, también con una línea de agua enmarcando sus ojazos. Sombras en tonos café, ocre y negro, la piel trabajada con iluminadores y contouring, y brush y labios marcados”, dijo la maquillista Cristina Cardoso.
Así, Castro, desde Los Ricos También Lloran o Mala Noche No ha impuesto su sello personal.
“Sigue abusando en sus presentaciones personales de sombras muy oscuras, pestañas postizas y labios muy fuertes, que generalmente no se ven bien, pero ella se puede dar el lujo porque es su estilo único”, opinó el maquillista Eduardo Gaset.
Ambos reconocen que Castro está más allá de las modas imperantes, pues es un icono popular en México.
“Creo que su estilo es recargado y deliciosamente vulgar, y no lo digo en forma despectiva, sino como un reflejo de algo que a veces a muchas les gustaría ver o lucir”, afirmó Antonio González de Cosío, coach de Mexico’s Next Top Model y autor de “El Libro del Estilo”.
Lo que sí critican son las pelucas que utiliza en los primeros capítulos de la serie de Netflix.
“Se ven baratas y falsas. Sabemos que ninguna señora de Las Lomas se peina así”, expresó Gaset.