Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Para la Fiscalía General de la República (FGR), la actuación de Emilio Lozoya, detenido ayer en Málaga, España, forma parte de una estructura con la que pretendían saquear al país.
El Fiscal Alejandro Gertz Manero explicó que la fraudulenta compra de la planta chatarra de Agro Nitrogenados, por la cual se solicitó la detención del ex director de Pemex, es parte de una serie de casos en los que van a dar con los responsables.
«Fueron conductas que se repitieron de manera muy estructurada y con el propósito de saquear al país, no veo otra opción para calificarlo de otra manera», dijo Gertz en entrevista con REFORMA.
También el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, explicó ayer que Lozoya es parte de una sofisticada red de lavado de dinero que movió decenas de millones de dólares en distintos países.
En esa trama, precisó, están implicadas la empresa brasileña Odebrecht, la española OHL y la mexicana Altos Hornos de México (AHMSA), de las que Lozoya recibió transferencias mediante una intrincada red de sociedades y cuentas bancarias.
Nieto precisó que hay cuatro denuncias contra el ex directivo de Pemex, de las cuales la UIF interpuso dos ante la Fiscalía, pero que además existen otras dos en proceso de integración. Una de ellas por la compra de un astillero en España.
Lozoya fue detenido por la Policía Nacional de ese país la madrugada del miércoles y será presentado hoy a las 10:00 horas en la Audiencia Nacional ante el Juez Ismael Moreno.
Las investigaciones para concretar la captura le llevaron a la Policía española nueve meses, según lo informaron en un comunicado de prensa.
También señalaron que, de acuerdo con la información que les hizo llegar la Fiscalía mexicana, se estima en 280 millones de dólares el monto del fraude del que es responsable Lozoya como parte del entramado de corrupción que desarrolló actividades entre 2012 y 2013, cuando era director de Pemex.
En México, Gertz confirmó que, a diferencia de Alonso Ancira, quien sí pudo ser detenido casi inmediatamente en Mallorca, a Lozoya le siguieron la pista por varios países de Europa.
«Primero en Alemania, por la relación de familia que tiene allá y por sus actividades profesionales; estuvimos trabajando desde el año pasado con eficacia con la Policía de ese País», explicó Gertz.
«Lo que sucede es que no hay fronteras entre países de la Unión Europea y eso nos dificultó mucho la investigación, se tuvo que acudir a policías locales de varios países para hacer el trabajo, que al fin resultó en España», agregó.