Ante la ocurrencia frecuente de accidentes de tránsito que involucra a choferes de taxis, quienes conducen enojados o malhumorados, el dirigente de SUOTA, Francisco Javier Pacheco Méndez aseveró que falta información sobre la normatividad vial vigente, lo cual ha generado confusión en cuanto a si se debe o no dar vuelta a la derecha continua en luz roja del semáforo.

Además el Reglamento de Tránsito Municipal no se encuentra homologado a la Ley de Movilidad, a fin de que proceda la aplicación de las nuevas multas. Por ello es necesario que los secretarios de Seguridad Pública aclaren estas situaciones y se eviten enfrentamientos con elementos viales prepotentes y celosos en su quehacer.

Es un hecho que existen personas desactualizadas en los cambios legales, por lo que se requiere del apoyo de la autoridad para enterar al resto de la ciudadanía.

En entrevista con El Heraldo, el presidente de la Sociedad Unidos de Operadores de Taxis de Aguascalientes señaló que la ocurrencia de accidentes de tránsito sigue a la alza, tan sólo ayer observó tres en un plazo de dos horas, donde dos choferes alcanzaron a los otros automóviles.

Aseveró que los accidentes viales que se han registrado en la zona del nuevo distribuidor vial al norte citadino obedecen a que los conductores de los vehículos iban manejando muy rápido o por la falta de experiencia en la conducción de unidades.

Sin embargo, para aquellos automóviles que transitan por ahí regularmente saben que los tiempos de espera de hasta media hora para cruzar el tercer anillo de circunvalación han terminado y ahora existe un flujo continuo por esa zona.

Los cursos de capacitación a choferes deben recordar que se debe conducir a la defensiva, no enojado, además es indispensable de que vehículo a vehículo se mantenga una sana distancia para evitar incidentes viales por alcance, ya que esta situación es muy común y se propician percances por andar presionando al auto de enfrente.

Por último expresó que los conductores de taxi deben asumir una actitud cordial hacia los usuarios, no de andar zigzagueando por las calles y entre los coches, lo cual inquieta a los clientes y propicia percances viales, en detrimento de este servicio público de transporte.