Aguascalientes no está preparado para un sismo de gran magnitud. Arturo Sotelo, secretario del Colegio de Ingenieros Geólogos, indicó que el estado se encuentra en una zona sísmica activa, donde con frecuencia se registran eventos menores a los 4 grados en escala de Richter, sin embargo, ni las edificaciones, ni los reglamentos de construcción están hechos para un movimiento telúrico de mayor intensidad.

Comentó que es posible que se registre un movimiento sísmico de hasta 7 grados en escala de Richter, ya que al poniente de la ciudad hay una falla de más de 150 kilómetros de longitud, y en la parte oriente hay otra de 80 kilómetros de longitud que corre en paralelo, las cuales originalmente tuvieron desplazamientos en sentido lateral y tienen cientos de años inactivas, pero existe la posibilidad de que se desplacen y ocasionen un terremoto.

Arturo Sotelo manifestó que por ello se deben actualizar los reglamentos constructivos, para que en los edificios que se erijan se maneje un mayor coeficiente de riesgos sísmicos, pues en la actualidad las especificaciones son para movimientos menores de 4 grados en la escala de Richter, pero pueden llegar a registrarse de mayor magnitud.

Recordó que en 2014 estuvo de visita por el estado personal del Servicio Sismológico Mexicano, para inaugurar una estación sísmica que se ubica en la posta zootécnica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), la cual, desde que está en funcionamiento, ha registrados una serie de movimientos sísmicos de baja intensidad.

Para concluir, el secretario del Colegio de Ingenieros Geólogos lamentó que en Aguascalientes haya gremio que se opone a reconocer el registro de sismos, y sostenga que las fallas geológicas son ocasionadas por la extracción del agua, cuando desde 1958 se podían identificar, a pesar de que en ese entonces no había un solo pozo de aguas profundas en la entidad.

¡Participa con tu opinión!