Al reconocer que una gran cantidad de los once mil choferes de taxi en todo el estado, no conocen la mancha urbana, tal y como lo exige este servicio, el dirigente de SUOTA, Francisco Javier Pacheco Méndez, anunció un programa obligatorio de capacitación hacia los operadores de transporte público, quienes entrarán a un proceso de certificación similar al sistema ISO para ofrecer un servicio de confianza y calidad.
Aseveró que los concesionarios y los choferes se pondrán de acuerdo sobre quién pagará esa certificación que cuesta 560 pesos por operador, donde el reto es concientizar a los trabajadores del volante de que deben entrarle a la capacitación.
En entrevista con El Heraldo, el presidente de la Sociedad Unidos de Operadores de Taxis de Aguascalientes recalcó que del servicio de taxi debe ser eliminada toda insensibilidad humana, ahora se necesitan conductores atentos y conscientes de que esta actividad existe gracias a la ciudadanía que decide utilizar estas unidades.
“Cada uno de los choferes debe tener conocimiento de lo que es la mancha urbana, muchos emplean el servicio de localización de calles por el dispositivo móvil que portan, sin embargo, otros muchos no lo hacen, y tendrán que entrarle a la renovación para que este servicio mejore y se ofrezca un transporte público eficiente en todos los sentidos”.
Comentó que en Aguascalientes suceden ahora cosas que hace cuarenta años no sucedían, como el fenómeno del pirataje, donde muchas personas lo toman con mucha confianza y la gente debería concientizarse de utilizar aquellos servicios que se encuentran regularizados por las autoridades competentes para evitar molestias o problemas posteriores.
En ese sentido, Francisco Javier Pacheco Méndez subrayó que la autoridad de transporte debe actuar con rigor en contra del pirataje.
Luego, mencionó que la capacitación que se avecina para los operadores de taxi será impartida por instructores especializados del sector privado, motivo por el cual existe un pago de 560 pesos por conductor para acceder a él.
Finalmente, indicó que una persona educada se conduce con cordura, rectitud y honestidad. Ciertamente, la autoridad de transporte debe estar atenta para aplicar la ley a aquellos choferes irresponsables y no irse a los concesionarios, porque es importante que se aprenda que quien actúa inapropiadamente debe asumir sus responsabilidades.