Por Rubén Torres Cruz

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que el combate a la delincuencia y por consecuencia la disminución del índice delictivo en algunas partes del país, tardará al menos medio año antes de que se vean resultados.
Durante su tradicional rueda de prensa matutina, en esta ocasión efectuada en el puerto de Veracruz, el mandatario precisó que será reforzada la seguridad en aquella zona, tras el violento ataque registrado el pasado fin de semana en el municipio de Minatitlán, que dejó como saldo 13 personas fallecidas.
“En seis meses ya van a estar operando todos los programas. Esto va ir mejorado mucho considerablemente, en medida de que se vayan consolidando las acciones de fortalecimiento de los programas sociales, la Guardia Nacional y cero corrupción en los gobiernos”, indicó.
Según los indicadores delictivos, el primer trimestre de 2019 fue el más violento en la historia del país.