Restaurantes pequeños y medianos están en riesgo de bajar cortinas próximamente ante la imposibilidad de solventar las altas tarifas que por concepto de consumo de energía eléctrica se están aplicando y que a estas alturas del año les representan incrementos de hasta el doscientos por ciento respecto de enero.
Así lo advirtió el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Claudio Innes Peniche, al destacar que como en todas las actividades productivas, la energía eléctrica es un insumo fundamental del que no pueden prescindir, sobre todo porque los sistemas de refrigeración y congelación tienen que mantenerse trabajando noche y día para garantizar el optimo estado de los alimentos.
Agregó que tras exponer formalmente su problemática a la Comisión Reguladora de Energía, responsable de las tarifas que se están aplicando en el país por consumo de fluido eléctrico, los restauranteros de la república están a la espera de una respuesta. Ante el incremento de las tarifas, aseveró: “los restauranteros no podemos trasladar a nuestros clientes los aumentos del 200%, y ni siquiera de un 15%, de la noche a la mañana, porque está fuera de toda lógica”.
Finalmente, reconoció que el uso de paneles solares es viable pero sólo para algunos, pues no todos tienen acceso a una azotea, es costoso y no todos tienen acceso a ello.