Al menos veinte pequeñas empresas del ramo de la confección buscan su consolidación en los mercados a través del registro de marca de su producción, informó el director del Centro Empresarial Textil y de la Confección, José de Jesús Martínez Marmolejo. Se trata de productores que han definido líneas de producción muy específicas, principalmente de ropa casual de temporada, que están complementando su trabajo con estrategias de mercadotecnia para consolidarse en el mercado local y ganar terreno en la región e incluso a nivel nacional. En conferencia de prensa, indicó que sin embargo esta acción no sólo se trata de imagen comercial, que es muy importante, sino también de cumplir especificaciones indicadas por la autoridad respecto del contenido de las telas, el Registro Federal de Contribuyentes, el domicilio de la fábrica y, en su caso, recomendaciones de uso y manejo de la prenda. Son elementos que parecen poco importantes, no obstante, resultan trascendentes para la identificación de producciones que empiezan a ser aceptadas en el mercado y se pretende su consolidación y el seguimiento de quienes las consumen. En ese sentido, recordó que como parte de los servicios que brinda el Cetec a sus afiliados, el desarrollo de marcas ha cobrado relevancia, especialmente entre los emprendedores que están desplegando proyectos innovadores y que tienen aspiración a su posicionamiento en los mercados. “De hecho, cuando un productor inicia su trámite de marca, es porque ya salió al mercado, ya tiene una clientela mediana y el siguiente paso es fortalecer su imagen para la identificación de las prendas”. Así, en este momento hay en trámite alrededor de veinte marcas locales, todas nuevas, que vendrán a fortalecer los esfuerzos de producción de prendas confeccionadas en el estado, diferenciándolas de aquéllas que sólo llevan el número de talla y la etiqueta del costo. Martínez Marmolejo recordó al respecto que el desarrollo de una marca empieza en la producción, pero se complementa con asesoría mercadológica, pues ya pasaron los tiempos en que se identificaba la ropa con el nombre del hijo, de la madre o algún familiar y todo quedaba en “Creaciones fulanito”. “Hoy en día hay necesidad y también capacidad de buscar la trascendencia a través del diseño, las estrategias de mercadotecnia, la simbología del nombre, de tal forma que el conjunto sea un elemento que no se olvide al consumidor y éste se vuelva leal al producto”.