La constitución de partidos políticos locales en Aguascalientes no avanza porque sus dirigencias además de que no invierten, llevan acarreados a sus fallidas asambleas, advirtió el presidente de la asociación política “Corazón Hidrocálido”, Salvador Farías Higareda.

Llevar a cabo 18 asambleas para el registro de los 2 mil 300 ciudadanos que se requieren para su registro, implica una inversión que va de dos a tres millones de pesos, pero lo más importante es que requiere contar con el respaldo de gente que desee hacer política, no “hacer bola”.

En ese sentido, señaló que la infinidad de asambleas que terminan calificadas como “no celebradas” por parte de la autoridad electoral local, han tenido el común denominador de juntar poca gente que no sabe a qué va.

Una asamblea requiere una sede, sonido, sillas, los servicios profesionales de un notario público y todo eso cuesta, pero además y mucho más importante, el respaldo de grupos que deseen hacer política y declaren ante la representación del instituto Estatal Electoral que están ahí porque van a formar un nuevo partido político del orden local.

“Si no contestan así, entonces significa que solamente son acarreados y no es con ellos como se forma un partido político”, afirmó, al tiempo de coincidir con las apreciaciones del INE sobre el tema, en el sentido de que la causa local es toral para generar interés.

Adicionalmente, consideró que ha faltado estrategia a los organizadores de esas asociaciones interesadas en transitar a partido político, pues lo intentan en momentos no aptos para ello, como son los meses de vacaciones.

Añadió que, en el caso de Corazón Hidrocálido, el calendario de asambleas de afiliación tiene señalado el último trimestre del año para la realización de éstas y para ello está trabajando de tal manera que haya condiciones para que se concreten.

Finalmente, rechazó que sea apatía ciudadana la que esté frenando la conversión de asociaciones civiles o políticas a partidos políticos locales, sino la falta de administración, inversión y estrategia de sus promotores, pues a la fecha no les ha alcanzado para concretar siquiera una representación distrital.