Aunque a priori el consumo de entretenimiento audiovisual en streaming en forma de películas, documentales o series puede que no convenciera a muchos, rápidamente plataformas como Netflix primero y Amazon Prime o HBO después, se ganaron nuestros corazones. Su rapidez, comodidad y calidad hicieron que hasta el hecho de meter un DVD en el reproductor diera mucha pereza, cuando todo lo que teníamos que hacer de ahora en adelante era seleccionar nuestra serie favorita, pulsar un botón y disfrutar.

Ahora bien, ¿puede triunfar este mismo modelo en el mundo de los videojuegos? Rotundamente sí. Servicios como PS Now, o su equivalente en Microsoft funcionan muy bien en lugares con una conexión buena o muy buena, aunque no tan bien si la calidad de conexión es baja. En estos casos la experiencia de jugar en streaming es exasperante, ya que con una baja velocidad baja también la tasa de frames (cantidad de fotogramas por segundo) y por lo tanto disminuye la fluidez del juego. Esta bajada puede ir desde hacer la experiencia molesta a directamente injugable.

La entrada de nuevos actores al mercado de los videojuegos

Tanto Google como Facebook entran en el mundo de los videojuegos. Stadia es la apuesta de Google, y PlayGiga la de Facebook.

Stadia requiere de una subscripción que además de las funcionalidades de juegos almacenados en la nube (juegos que deberemos haber comprado previamente) “regala” dos juegos mensuales a cambio del pago mensual. Aunque de momento no cumple los prometidos 60 fps (frames por segundo, por sus siglas en inglés, que coincide con sus siglas en castellano, curiosamente) esperamos con ganas la implantación de las redes 5G durante el presente año y el próximo, que de cumplir lo que promete esta nueva tecnología, sin duda mejorará de forma sobresaliente la experiencia de jugar en Stadia.

PlayGiga por su parte es una empresa española recientemente adquirida por Facebook, por la friolera de 70 millones de euros, casi 78 millones de dólares.

La empresa fue creada en el 2013, y hasta se planeó que pasase a formar parte de Fusión, el servicio de streaming de Movistar, aunque finalmente en el 2018 llegó a los hogares españoles de la mano de Wade, que llegó a tener un pack de adaptador y mando llamado Wade Box.

La oferta inicial era bastante atractiva para todo buen jugón, aunque quizás un poco anticuada, e incluía joyas como: Batman: Arkham Asylum (Game of the Year Edition), Batman: Arkham City (Game of the Year Edition), Darksiders (Warmaster Edition), Deadlight: (Directors cut), Deus Ex: Human Revolution  (Director’s Cut), Life Is Strange (Complete Season) (Episodios 1-5), Metro 2033 Redux, Rise of the Tomb Raider, Saints Row The Third… todos imprescindibles, pero que difícilmente un buen jugador no tendrá ya en su colección.

El servicio cerró a principios de diciembre del año pasado, y ahora solo nos queda esperar a ver que saldrá de la suma de PlayGiga y Facebook, sin olvidar que la empresa de Zuckerberg posee las gafas de realidad virtual oculus, pioneras en dicha tecnología.

El negocio del siglo XXI

Con las generaciones que crecieron con Super Nintendo, Megadrive o PlayStation siendo ya cabezas de familia podemos decir que los videojuegos ya han llegado a la edad adulta como industria de entretenimiento. Atrayendo talento e inversiones, facturando miles de millones de dólares al año o convirtiendo a sus desarrolladoras en empresas punteras que ejercen como los mejores embajadores de sus países en el extranjero, no es de extrañar que en el mercado de acciones las empresas de videojuegos hayan sido noticia varias veces por sus buenos resultados.

5G, la tecnología que dará alas al streaming… y mucho más

Como ya hemos dicho antes, la llegada del 5G tiene muchas posibilidades de terminar de pulir el streaming que no funciona en equipos que no tengan buenas conexiones.

Además del streaming de los videojuegos, la velocidad del 5G también será muy útil si somos un cfd trader, ya que una buena conexión, sin molestas ralentizaciones, es vital tanto a la hora de abrir una operación de trading, como a la hora de jugar. Cuando abrimos una operación de trading con CFDs elegimos en que cotización se va a cerrar nuestra operación para recoger beneficios o limitar pérdidas, pero mientras se abre dicha operación, la cotización del activo va variando, (los mercados son volubles) por lo tanto es vital contar con una conexión lo más rápida y estable posible, algo que esperamos la tecnología 5G termine de afianzar.