Volvieron a “pegar” los asaltantes en motocicleta, quienes durante la mañana del lunes despojaron a dos empleados de una gasolinera, de la cantidad de 287 mil pesos que pretendían depositar en una institución bancaria.
El robo con violencia provocó una gran movilización de policías preventivos, policías estatales y agentes ministeriales, pero no se logró dar con el paradero de los delincuentes.
Los violentos hechos se registraron el lunes aproximadamente a las 11:20 de la mañana, en la avenida Aguascalientes Poniente, a la altura de la entrada al poblado de San Ignacio.
Las víctimas fueron dos empleados de una gasolinera que se ubica en la misma avenida Aguascalientes Poniente y casi cruce con avenida Canal Interceptor.
Los empleados se dirigían a una institución bancaria, con la finalidad de depositar la cantidad de 287 mil pesos en efectivo, producto de las ventas de los últimos días.
Ambos viajaban a bordo de un automóvil Nissan Sentra, color gris y placas de circulación de Aguascalientes, cuando al llegar a la avenida Aguascalientes Poniente y entrada a San Ignacio, fueron interceptados por dos sujetos desconocidos que iban en una motocicleta de pista.
El sospechoso que iba en la parte posterior amagó al conductor del coche Nissan Sentra y lo obligó a detenerse.
Enseguida, encañonó al otro empleado, e incluso le colocó la pistola en la cabeza, al tiempo que le gritaba que le entregara el dinero que llevaba consigo.
Ante la actitud violenta de los delincuentes y por temor a ser agredidos, el empleado les hizo entrega de los 287 mil pesos en efectivo.
No conforme con eso, el peligroso hampón los obligó a bajar del coche Nissan Sentra y enseguida se dio a la fuga a bordo de la misma unidad automotriz, siendo seguido por su cómplice en la motocicleta.
Minutos después y tras un operativo de rastreo en el que participaron policías preventivos, policías estatales y policías ministeriales, el coche Nissan Sentra fue encontrado abandonado en la calle San Cayetano, en el fraccionamiento San Cayetano.
Hasta ese lugar llegaron policías ministeriales del Grupo Anti-Asaltos, quienes al platicar con los vecinos, éstos señalaron haberse percatado del momento en que el coche Nissan Sentra se estacionaba en ese lugar.
Posteriormente, bajó el conductor que vestía una sudadera en color gris y pantalón de mezclilla, y enseguida abordó una motocicleta que conducía otro sujeto que vestía una sudadera azul y pantalón de mezclilla, para después retirarse a toda velocidad con rumbo desconocido.

¡Participa con tu opinión!