El Australian Open es uno de los torneos más históricos en el deporte blanco, teniendo su primera edición en 1905 en el individual masculino y hasta 1922 con la incorporación de la rama femenil; y fue hasta 1968 cuando este campeonato tomó un cambio drástico al entrar en la “Era Open” dejando participar a profesionales, por lo que años después se convirtió en torneo Grand Slam.
Como en los otros tres torneos Grand Slam, este campeonato comienza con una ronda de 128 en singles varonil y femenil, mientras que en dobles masculino y femenino hay desde ronda de 64, y en la mixta de 32.
En el individual masculino, Roger Federer tratará de ser tricampeón del Australian Open, ya que el suizo obtuvo el primer título del año en las ediciones del 2017 y 2018 ante Rafael Nadal y Marin Cilic, respectivamente.
Sin embargo, quien apunta como favorito para obtener el título en Australia es Novak Djokovic, actualmente número uno del ranking mundial, pues cerró el 2018 de manera espectacular levantando 5 títulos de manera consecutiva.
En el registro histórico, Roy Emerson, Novak Djokovic y Roger Federer comparten la cima como los máximos ganadores de la historia de este campeonato con 6 títulos, por lo que el serbio y el suizo tratarán de ser los máximos ganadores de Australia en absoluto.
En el individual femenino, todo indica que la australiana Margaret Smith seguirá siendo la máxima ganadora en la historia de este torneo, teniendo un total de 11 títulos en la década de los 60’s; y es que Serena Williams es quien le pisa los talones con 7 campeonatos, pero la edad de la estadounidense podría mermar en romper con esta marca.
La última campeona de Australia fue la danesa Caroline Wozniacki, quien obtuvo su primer título de Grand Slam después de haber dejado fuera a la número uno del momento Simona Halep; curiosamente la danesa no volvió a levantar otro título en el 2018.