Lo que inició como una pesadilla se convirtió en un sueño para el QB Sam Darnold que se convirtió en el mariscal de campo más joven en iniciar un encuentro en la NFL. Los Jets visitaron a los Lions de Detroit para abrir la temporada y se adueñaron del Ford Field aplastando a Detroit en un encuentro que inició de la peor manera para los Jets. Apenas en su primer pase como QB de la NFL, Darnold fue interceptado por Quandre Diggs que regresó el balón a las diagonales 37 yardas para propinarle el primer pick-six de su carrera.
A pesar del mal inicio del joven mariscal, poco a poco se fue asentando dentro del emparrillado, fue quitándose los nervios y ayudó a la ofensiva de los Jets a carburar. Tanto por tierra, por aire, en la defensiva y en equipos especiales los Jets hicieron pedazos a los Lions que tuvieron a una de las peores versiones de Matthew Stafford que sufrió cuatro intercepciones en la noche, incluido un pick-six de Darron Lee que ayudó a los de New York a terminar ganando fácilmente el encuentro. Sam Darnold lanzó 16 pases completos de 21 intentos para 198 yardas, incluyendo dos pases de anotación, la mejor de la noche fue un pase de 41 yardas para Robby Anderson. Isaiah Powell tuvo una excelente noche al registrar 102 yardas en 10 acarreos y dos anotaciones, incluyendo una escapada de más de 60 yardas firmando una excelente noche. Los Jets terminaron ganando 48-17 sobre Detroit que inclusive sacaron a Stafford tras su terrible actuación, Matt Cassel su sustituto, también sufrió una intercepción; en total la defensiva de New York consiguió cinco intercepciones, dos de ellas para Darron Lee.