Mario Abner Colina
Agencia Reforma

CDMX.- Catorce años después de que apareciera “Los Increíbles”, el éxito de Disney Pixar de 2004, el mundo cinematográfico está lleno de superhéroes.
¿Como encajan los dramas íntimos de la Familia Parr, que regresa con Los “Increíbles 2”, en un momento donde los Avengers o La Liga de la Justicia luchan contra amenazas de alcance cósmico?
“Esto no es el universo de DC o de Marvel, sino nuestro propio y peculiar universo donde ser superhéroe o mostrar superpoderes está contra la ley. El público puede estar a favor o en contra de ellos, y es un reto para la familia vivir allí”, responde Brad Bird, escritor y director tanto de la primera historia como de la nueva.
“Lo nuestro trata de una familia que tiene superpoderes. No de superhéroes que forman una familia”, agrega el productor John Walker.
Ganadora de 2 Óscares (Película Animada y Edición de Sonido), la anterior cinta dejó a Mr. Increíble, Elastigirl, Dash y Violeta combatiendo contra el villano Subterráneo, quien pretende apoderarse de Metroville.
La acción, en el nuevo largometraje, arranca justo allí: tras su victoria, llena de daños colaterales y destrucción, los Parr y el resto de los “supers” del planeta son vetados.
Mientras Elastigirl es contratada para un programa de mejoramiento de imagen de los superhéroes e investiga a una nueva amenaza, Screenslaver, Mr. Increíble lucha contra su ego: él debe hacerla de amo de casa y cuidar a sus hijos, incluido el bebé Jack Jack.
“Esta película cree, como muchas otras como ‘Mujer Maravilla’, ‘Terminator 2’ y ‘Aliens’, que las mujeres pueden sostener filmes de acción tan bien como los hombres”, comparte Bird, famoso también por los hits animados “El Gigante de Hierro” y “Ratatouille”.
Si bien es la hora de Elastigirl de brillar, también la de Jack Jack. El pequeño, y los Parr con él, descubren que no sólo tiene un poder: lanza rayos, se teletransporta, se convierte en demonio.
“Eso es empoderamiento de los bebés”, bromea el realizador oriundo de Montana. “Lo interesante con él es que el público sabe que Jack Jack tiene múltiples superpoderes, pero la familia no.
“Es una manera caricaturizada de decir que nadie está preparado para lo difícil que es cuidar a un bebé. Al inicio son cositas adorables que no causan mucho problema, ¡pero cuando comienzan a desplazarse…!”.
Además de igualar o superar los 633 millones de dólares que recaudó la primera historia, esta nueva aventura busca demostrar que 14 años en animación es toda una vida.
“Muchas personas de nuestro equipo de animación del primer filme regresan ahora y son 14 veces mejores. Pero también tenemos talento joven de todo el mundo que están supercargados de energía”, comenta Bird.