Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante las más de 10 horas de la audiencia celebrada en los juzgados del Reclusorio Norte, el abogado Juan Collado sufrió una serie de espasmos derivados de hipertensión y diabetes.
A las 2:10 de la madrugada de ayer miércoles, el juez llamó al médico particular de Collado y lo sentó en la silla de testigos para que diera un diagnóstico.
El cardiólogo Jorge Eduardo Cossío indicó que atiende a Collado desde 2005 y que sabe que es hipertenso, que tiene la glucosa alta, colesterol elevado, al igual que los triglicéridos.
La sesión se reanudó y a las 3:13 hubo un nuevo receso para valorar si debía ser trasladado a un hospital. Collado resistió.
A las 7:50 el juez resolvió vincular a proceso al abogado y le recordó que en el penal hay servicio médico y medicinas.