El secuestro perpetrado esta semana en la ciudad de Aguascalientes ha generado incertidumbre en todos los sectores, pero particularmente en el empresarial, que es el más susceptible de este tipo de hechos, señaló Roberto Díaz Ruiz.

El vocero de la Mesa de Seguridad y Justicia en la entidad –integrada por autoridades, empresarios y organizaciones- recomendó a todos los empresarios “tomar todas las medidas habidas y por haber para que esto no se vuelva a repetir; no queremos ni un segundo ni un tercer caso”.

Consideró que si bien este asunto no debe ser motivo de exageración ni de siembra de pánico, de ninguna manera puede ser minimizado por nadie en el impacto que causa a la tranquilidad de la entidad.

Se trata de una llamada de atención que debe ser tomada con la debida seriedad, no con alarma ni con histeria “porque eso puede orillar a algunas personas a dejar la ciudad, el Estado o incluso el país y eso no es lo que queremos”, agregó.

Sin embargo sí implica mantenerse en alerta permanente y en análisis exhaustivo que marque las pautas necesarias respecto de qué es lo que se debe estar vigilando y tomar en cuenta que en este caso quizá fue el factor sorpresa el que más favoreció al éxito de los delincuentes.

En entrevista, el también presidente de Canacar Aguascalientes reiteró que prevenir en todos los sentidos es elemental, porque “a veces sorprende la ostentación de algunos personajes y eso llama más la atención de quienes se dedican a ese tipo de ilícitos”.

En tal sentido, Díaz Ruiz destacó que lo más importante ahora es que logren rescatar con vida a la persona secuestrada y apreciar que él y su familia salgan bien de este conflicto que ha generado mucha preocupación en toda la sociedad.

Subrayó la necesidad de permanecer alertas y procurar que no haya más casos como hace unos años en que lamentablemente se rescataba a alguien de un secuestro o lo liberaban porque habían pagado la exigencia de los plagiarios y la pregunta era “¿quién sigue?”.

“La prueba se superó y la estimación es que actualmente Aguascalientes, contra todo lo que se diga, sigue siendo una de las ciudades más seguras del país y el esfuerzo de familias y autoridades es conservar esa condición para que siga siendo una entidad donde se vive bien y seguro”.