Un auténtico duelazo fue el que se vivió ayer por la tarde cuando Bélgica y Brasil se disputaron un boleto para las semifinales de la Copa del Mundo Rusia 2018. Ambas plantillas llegaban como favoritas para levantar el campeonato antes de que iniciara el Mundial, se esperaba un choque de poder a poder que dejara grandes emociones en ambas porterías con la gran calidad que tienen las dos selecciones. El partido no decepcionó siendo uno de los más emotivos que ha tenido el torneo hasta el momento, con dos equipos plagados de estrellas el buen trato a la pelota se hizo notar en los 90 minutos que se jugaron, al final solamente una generación de futbolistas pudo graduarse en el plano internacional y llegar a la ante sala de la Final de Rusia 2018.
Desde el pitazo inicial los papeles estuvieron claros en el terreno de juego, Brasil tomó la iniciativa de la pelota atacando en cuanto inició el partido mientras que Bélgica optó por tirarse atrás esperando el contragolpe dejando a Hazard, De Bruyne y Lukaku arriba en todo momento. La primera de peligro fue a través de la pelota parada apenas al siete de acción cuando desde la izquierda Neymar mandó un corner cerrado que le quedó a Thiago Silva a escasos centímetros de la línea de gol, el defensor brasileño alcanzó a rematar con el muslo y la cadera para que el balón pegara en el palo y quedara solamente en un susto para Courtois que reaccionó en el rebote. Apenas al 12′ los Diablos contestaron con la misma moneda, a través de la pelota parada, Chadli cobró desde la punta izquierda tiro de esquina cerrado, tres defensores brasileños podían sacar la pelota, Fernandinho no alcanzó a contactar de buena manera la esférica y con el hombro anotó en su propia portería para darle la ventaja a Bélgica. Al ir en desventaja por primera vez en la copa, Brasil tomó riesgos yéndose con todo en busca del empate, dejando desprotegido atrás con la firme intención de conseguir el gol de la igualada.
A pesar de tener algunas opciones frente al marco belga, Brasil no logró tener una clara frente a Courtois, Neymar y Coutinho no salieron con las luces prendidas para lograr hacer diferencia y romper la buena defensa que plantó el técnico Roberto Martínez. En un contragolpe, Romelu Lukaku tomó la pelota desde su propia cancha para conducirla hasta tres cuartos de terreno a pesar del asedio de Paulinho, el delantero abrió la pelota para Kevin de Bruyne que aprovechó la complicidad en la marca de Marcelo para de fuera del área sacar un derechazo impresionante que salió cruzado para anidarse en el rincón izquierdo del arco en un auténtico golazo que le daba la ventaja de 2-0 a Bélgica al 31. El golpe cayó hondo en el scratch que tuvo momentos de incertidumbre, al 41 Bélgica estuvo a punto de hacer el tercero nuevamente a balón parado, Kompany remató de taco un tiro de esquina a primer palo, Allison reaccionó a tiempo para atajar el remate.
Para el complemento Brasil salió más ofensivo que nunca, intentando recortar distancias ante la desventaja de dos goles. Firmino y Douglas Costa entraron para revolucionar la ofensiva brasileña con el afán de marcar goles. Douglas fue el más claro con la pelota desde su ingreso, al 62′ desbordó por la izquierda y mandó un tiro cruzado de derecha que Courtois sacó de manera espléndida. Poco después tuvo una jugada idéntica que el arquero belga volvió a rechazar sin problemas. La genialidad apareció desde los pies de Coutinho al 76′, el medio del Barcelona sacó un pase bombeado excelso que rompió el candado belga, Renato Augusto apareció por sorpresa para de cabeza vencer a Courtois y acercar a Brasil a falta de 15′ para el final.
A partir del descuento, Brasil generó oportunidades importantes de gol para empatar el encuentro. Al 78′ Firmino recibió un pase de Neymar dentro del área, con una media vuelta sacó una volea de zurda que paso zumbando el travesaño del arco belga. La más clara llegó al 80′, Coutinho nuevamente frotó la lámpara para dejar solo a Renato Augusto en las afueras del área por el centro, Augusto sacó un disparo flojo que se fue rozando el palo. Las dos últimas aparecieron de los pies de Neymar, al 83′ el diez brasileño dejó una pelota rodadita para Coutinho que venía entrando al área, su disparo salió totalmente descompuesto. Al 93′ con todo Brasil tirado hacia al frente, Neymar sacó un disparo desde el centro del área, el remate parecía incrustarse en el ángulo, pero Courtois apareció para con mano cambiada salvar a Bélgica y asegurar la victoria.
Con esta victoria, Bélgica emula lo realizado en 1986 cuando llegaron a las semifinales y su generación dorada se gradúa con creces al conseguir eliminar a la gran candidata para llevarse el torneo, ahora enfrentarán a Francia por un pase a la gran final el próximo martes.

¡Participa con tu opinión!