El Heraldo de Aguascalientes

Los Derbez, una marca lucrativa

GUADALAJARA, Jalisco.- El apellido Derbez llega a casi todos los formatos del entretenimiento: películas, series de televisión, música, telenovelas, publicidad, teatro, revistas rosas y de sociales y hasta espacios de maternidad.
“La versatilidad me parece el plus de una carrera, no el objetivo de la misma. El reto real de un actor es lograr que el público conecte con su personaje y que estos tengan que ver con lo que uno quiera proyectar en ese momento.
“Ahora mismo el cine mexicano está creciendo mucho, y la comedia sobre todo está muy fuerte, pues la gente prefiere reírse y distraerse. Pero para nada me veo como una reina de las comedias románticas, no es mi intención, me gusta el género porque me permite reinventarme y jugar más allá de lo que ya he hecho”, contó Aislinn, quien este año se mantuvo en cartelera con las comedias «Compadres», «Macho» y «Qué pena tu vida», mismas que recaudaron más de 80 millones de pesos.
La actriz mantuvo alto perfil en 2016, pues, además de ser la nueva imagen de Saba, celebró su boda con Mauricio Ochmann.
Con su ahora esposo hizo la película «A la Mala», en 2015, y este año regresaron para un episodio de la serie de Netflix «Easy» y repetirán mancuerna en la cinta «Es o no es», de Nicolás López.
“Lo que ha pasado con mi hermana es increíble, se empieza a dar a notar por su talento y resalta en todo lo que hace, además de que se ve más guapa que nunca, es todo el paquete”, expresó Vadhir, quien tuvo presencia este año en series como «Entre vivir y correr» y «La Querida del Centauro».
Vadhir tendrá mayor presencia en cine en 2017 con las comedias «El tamaño sí importa» y «Tres Idiotas». Además debutó recientemente como cantante.
“Las etiquetas ayudan, no las repudio, sea galán de cine, actor o cantante, todo es válido. Creo que el talento y el trabajo trascienden todo eso y vale más si hago reír a la gente y disfrutan mis propuestas que si sólo soy popular por gustarle a un nicho de personas”, dijo Vadhir, quien se mudó a Los Ángeles para buscar carrera en Hollywood.
“Me veo haciendo cine, series y con música de alcance internacional, cantando en inglés y haciendo proyectos en Hollywood. Y, ¿por qué no?, hasta Broadway sería una buena meta, es un sueño estar en ese lugar”.
Acaparar todos los reflectores es parte de la libertad que se les ha dado desde pequeños, aclaró José Eduardo, pues a ninguno se le ha exigido seguir los pasos de su papá, Eugenio, y ha sido el interés personal lo que ha marcado la versatilidad de todos.
“Cada uno de nosotros nos hemos movido por diferentes zonas y nos complementamos. Vadhir está en series y música, Aislinn más en el cine, y yo más en el teatro y las telenovelas, cada uno en lo que más le ha latido”, expresó José Eduardo, quien actualmente protagoniza el melodrama Vino el Amor, de Televisa.
“No se trata de seguir los pasos de nuestro padre, hemos tenido la libertad de elegir y estamos orgullosos por el trabajo de él y porque nos ha permitido forjar lo propio. Puede que al principio sintiéramos una responsabilidad por el apellido, pero ahora esa responsabilidad es más con nosotros mismos”. (Xulio Guillén/Agencia Reforma)