Jesús Eduardo Martín Jáuregui

(Requiescat in pace.- Se nos murió Miguel Ángel.– Luego de una dura agonía que soportó con entereza, con hombría, con serenidad y con fe, como él era, se nos murió anteayer el Dr. Miguel Ángel Argüelles Mier, que deja un legado de profesionalismo, de responsabilidad, de amistad, en fin lo he dicho, hay personas que mueren, pero hay otras que se nos mueren. Encarnó los valores de sus pasiones la medicina y la charrería y vivió intensamente su enraizamiento Jerezano, Lopezvelardiano, de las que heredamos sus acuciosos, documentados y ¿por qué no? apasionados libros. Presidió la Corresponsalía del Seminario de Cultura Mexicana y como en su profesión y en su vida, lo hizo con entrega, con celo, y concitando voluntades y simpatías. Algo se lleva de todos quienes lo tratamos, pero nos deja mucho más. Nuestras condolencias para todos quienes lo vamos a extrañar. Un abrazo para Angélica. Una oración para él).

 

La caravana de los hondureños alimentada seguramente con un buen número de guatemaltecos cruzó la frontera de Ciudad Hidalgo, Chiapas, ante la vista de funcionarios del Instituto Nacional de Migración, la atenta mirada de uno de los mas ineptos funcionarios del régimen de Enrique Peña Nieto, el Comisionado de Seguridad Nacional Renato Sales Gasca, y la discreta presencia de la CNDH, de la CEDHCH y de representaciones de organismos y organizaciones nacionales e internacionales de atención a migrantes. Poniendo en práctica el juego de tío “Lolo” a quien parece tan afecto la administración federal (“Ya se que no me aplauden”), los funcionarios no permitieron que entraran por la puerta oficial, pero se hicieron de la vista gorda para que pasaran a un costado de las instalaciones, provocando que los migrantes, incluidas mujeres y niños, pusieran en riesgo sus vidas forzándolas a vadear el Río Suchiate.

Las autoridades mexicanas les amenazaban, están ustedes entrando ilegalmente al país, están violando las leyes, y quedarán sujetos a las sanciones legales correspondientes. Les invitaron a llenar, solicitudes de asilo político y aceptar ser trasladados a los albergues del instituto de migración, invitación que unos cuantos, muy pocos aceptaron. El objetivo de la caravana es llegar a los EE.UU., pero el objetivo de las autoridades mexicanas sometidas a las presiones de los “güeros”, es convertirse en el “muro” que tanto ha propalado Trump, y que de alguna forma sí va a pagar México y ya lo está pagando. México aceptó ser considerado como país tercero de destino no previsto o de destino alternativo de migrantes, recibiendo a cambio el apoyo económico de parte de EE.UU. para proporcionarles alternativas de empleo o simplemente para mantenerlos alojados y alejados de la frontera norte que es su destino anunciado.

Esa es la razón por la que el Presidente Peña Nieto, cumpliendo el pacto celebrado con los vecinos ha insistido públicamente en dirigirse a los migrantes señalándolos como violadores de la ley, e insistiéndoles en regularizar su situación mediante la petición de asilo, lo que los pondría automáticamente bajo la tutela de la autoridad en los albergues migratorios, que son, me consta, auténticas prisiones, hacinadas, insalubres, con pésimo mantenimiento, mala comida, y desde luego, cero libertad. El presidente electo López Obrador, parece no ser ajeno al pacto, públicamente pidió al gobernador de Chiapas, el mismo al que las huestes morenas en el Congreso finalmente le permitieron ser interino de sí mismo, que proporcionara alojamiento y atención a los migrantes en Tapachula, en tanto se planteaba por el gobierno federal, un programa de empleo temporal para mantenerlos en Chiapas.

Por si hubiera dudas, basta con recordar las declaraciones del presidente Trump hace unos días, en las que felicita a México y a su gobierno, por haber reconocido el liderazgo de los EE.UU. “Great Mexico”, y le agradece que se convierta en el “muro” (no con esa palabra”, para evitar que la caravana llegue a la frontera. Agregó que no recibirán a nadie que no haya solicitado asilo en México. Como luego dicen: así o mas claro.

México, sin embargo, está fallando a los principios y a los tratados que ha suscrito en el panorama internacional. La ACNUR, el organismo de la ONU para la atención de los migrantes ha sostenido que el migrante no es un delincuente, que no está en situación ilícita sino irregular, que merece la atención, el apoyo, la ayuda y la protección para que procure alcanzar su destino propuesto. A mayor incongruencia, los derechos que nuestro país exige para nuestros nacionales en el extranjero, también en situación irregular, no los ofrece, mucho menos garantiza para los hermanos centroamericanos, que sufren sin duda en sus territorios de origen las mayores injusticias, privaciones, carencias, peligros, daños y perjuicios, tales, que no les arredra emprender una aventura tan peligrosa e incierta como la de la caravana.

Nuevamente las circunstancias nos ponen a prueba como país, y ponen a prueba a un gobierno que de palabra, sostiene y defiende los derechos humanos, pero que en la práctica ni para los nacionales, pensemos en los desplazamientos forzados internos que no parecen ser objeto de su atención, ni para los hermanos centroamericanos en desgracia, que se encuentran con la intolerancia y la rispidez originada en un pacto, sin duda infame, para servir de muro y de apoyo a la política xenofóbica de un presidente nefasto para el mundo, pero apoyado por los sectores mas conservadores y retrógradas de su país. Nos ponen a prueba y podríamos construir en el derecho internacional y en los principios humanitarios tan acendrados en nuestros compatriotas, una solución que fuera un paradigma para una crisis que se ha globalizado, la migración forzada, pero, estoy seguro, esta vez tampoco será.

(Cave Canem.- Significado y Sentido.- Festejos por el aniversario de la ciudad.- Echando literalmente la casa por la ventana, pero no su casa, sino la de todos los ciudadanos que pagamos nuestros impuestos, se gastó una millonada en media docena o docena y media o tres docenas de actos efímeros e intrascendentes, que bien podría haberse invertido en varios metros de pavimento o en las obras hidráulicas que tanto requerimos. ¿Cuál es el significado de los festejos? ¿Recordar un evento del que no estamos ciertos? ¿Celebrar cada año lo que para la vida de una ciudad no significa nada?. El sentido es claro, promoción política con vistas a la próxima campaña electoral.)

 

bullidero.blogspot.com                 facebook jemartinj                twitter @jemartinj