Alerta la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes sobre las 10 señales que pueden indicar que una persona puede padecer de Alzheimer. Su presidenta, Carolina Bernal López, estableció que un diagnóstico oportuno permite atacar de mejor manera el problema para una mejor calidad de vida del paciente.
La especialista informó a El Heraldo que el Alzheimer es una de las enfermedades más frecuentes en el adulto mayor, donde el 50% de las demencias corresponden a dicho padecimiento que se caracteriza por un deterioro progresivo irreversible de las funciones mentales, particularmente de la memoria que involucra otras funciones como el lenguaje, la orientación y la atención.

Bernal López enumeró las 10 señales de la enfermedad:
1.- CAMBIOS EN LA MEMORIA que dificultan la vida cotidiana, donde las personas olvidan los hechos recientes, fechas y eventos importantes.
2.- DIFICULTAD PARA PLANIFICAR o resolver problemas, tales como realizar una receta de cocina o manejar sus cuentas mensuales, donde pueden tener errores.
3.- DIFICULTAD PARA DESEMPEÑAR las tareas habituales en casa, en el trabajo o en su tiempo libre.
4.- DESORIENTACIÓN en el tiempo o lugar, donde pueden creer que son más jóvenes, o que sus hijos son pequeños, y pueden confundir lugares conocidos.
5.- DIFICULTAD PARA COMPRENDER imágenes visuales o los objetos del ambiente.
6- COMPLEJIDAD PARA UTILIZAR la palabra hablada o escrita. Por ejemplo, no se “encuentran” las palabras para nombrar un objeto o para citar el nombre de una persona conocida.
7.- COLOCACIÓN DE OBJETOS fuera de lugar y la falta de habilidad para regresar a alguna tarea. ¿Qué hace el cepillo de dientes en la cocina?
8.- DISMINUCIÓN O LA FALTA de buen juicio en la toma de decisiones.
9.- PÉRDIDA DE INICIATIVA para actividades en el trabajo o en las actividades sociales, por lo que se vuelven muy apáticos. Sin ganas de salir a pasear, a visitar a los conocidos o de emprender un viaje.
10.- CAMBIO DEL HUMOR y de la personalidad donde puede mostrarse la persona confundida, deprimida, ansiosa o con miedo.
Finalmente, Carolina Bernal López resaltó la importancia de reconocer estas señales y acudir de inmediato al médico geriatra o neurólogo para hacer una evaluación completa mediante la entrevista con el paciente y los familiares, con estudios de laboratorio, de imagen cerebral y pruebas neuropsicológicas, a fin de diagnosticar para estratificar el problema y atacarlo.