De ganar la candidatura al Senado de la República, la abanderada priista Lorena Martínez Rodríguez se comprometió a impulsar un seguro del desempleo y un mecanismo de apoyo al salario en caso de paro técnico. También un seguro social para las empleadas domésticas.
El seguro de desempleo únicamente se otorgaría por un plazo de seis meses y ese tiempo deberá aprovecharse para la capacitación y la actualización de los trabajadores, a fin de alinearlos y reinsertarlos en el mercado laboral.
A este beneficio sólo se podrá acceder después de 18 meses, “no se podrá recibir una vez y otra vez y otra vez, sólo se propiciaría dependencia, y lo que se quiere es apoyar a actualizarse en un medio laboral, no querer ser financiado por las autoridades sin aportar nada a cambio”.
TRABAJO DOMÉSTICO. Con respecto a la urgente necesidad de legislar el acceso a un seguro social para las empleadas domésticas, la candidata del Partido Revolucionario Institucional al Senado de la República estimó la presencia de dos millones de trabajadoras en los hogares de este país y ni el 1% de ellas tiene el acceso a los servicios públicos de salud.
Agregó que la mayoría de los trabajadores domésticos son mujeres y muy pocos son varones. Esta población enfrenta niveles de pobreza elevados y lo más preocupante es que se les condena tradicionalmente a llegar a ser adultos mayores sin posibilidades de acceder a una pensión al no estar registrados en un sistema de seguridad social.
“Este sector merece que se le garantice su acceso a la salud, pero sobre todo en el tema de su jubilación y su pensión al momento en que lleguen a la vejez”, enfatizó Lorena Martínez Rodríguez.
EVALUANDO RESULTADOS. En otro compromiso que adquiere en esta campaña política, dijo que propondría una Ley General de Evaluación Gubernamental y ésta es una urgencia y una necesidad en función de que todo mundo analiza y observa la parte de los ingresos del Gobierno, pero no se supervisan los resultados y la calidad del gasto del presupuesto público.
Esta ley permitiría que todas las áreas gubernamentales en sus tres poderes y niveles estarían sujetas a modelos de evaluación por resultados, de cada uno de los programas y estrategias, y en caso de no haber que se redireccionen los recursos a otras actividades que sí generen beneficios.
Por último, mencionó que esta estrategia pretende eficientar el gasto público que ejercen las autoridades gubernamentales.