Jesús Eduardo Martín Jáuregui

En 1963, Fernando Arrabal dio una conferencia en Australia donde mostró, por vez primera, las claves del Movimiento Pánico, definiéndolo como una manera de expresión presidida por la confusión, la memoria, la inteligencia, el humor y el terror.

 

Cave Canem.- El ayuntamiento autorizó el aumento de tarifas de los fraccionamientos de primera a 15 pesos la hora. Si usted amable lector contratara a una persona con el salario mínimo a cuidar durante ocho horas su coche con parasol y todo, le saldría mas barato. Los estacionamientos tienen una inversión mínima, un mantenimiento mínimo, un desgaste mínimo, personal mínimo, entonces ¿Qué justifica el incremento?.

Conocí a Alejandro Jodorowski hace muchos años, en una temporada que vivió en México y que publicaba, creo recordar, para El Heraldo de México, una página con algo que quería ser dibujo y algo que quería ser relato con antimoraleja y toda la cosa. Junto con Fernando Arrabal y Roland Topor creó el movimiento pánico. Claro que agitaba a las buenas conciencias, pero sus más fuertes actitudes no pasaban de epatantes, mas que de potentes y sus textos, más confusos que congruentes, servían sin embargo para justificar una posición de avanzada frente al establishment en un período de agitación, finales de los sesentas, en que la efervescencia mundial había tenido también repercusiones en nuestro país.

Por ese tiempo filmó una película bastante inocua con una manufactura de evidente principiante, con una historia pueril que escandalizó ¿créanlo o no? porque la protagonista exhibía a lo largo de los pocos minutos del filme, las angustias de su pobreza anatómica (hubiera dicho Don Luis Martínez Cervantes) cuando hubiera sido deseable que actualizara el postulado de un amigo carnívoro “tratándose de pasiones carnales, mientras mas carne mejor” (diría Don Sergio Flores Azco).

Andrés Manuel López Obrador es, no me cabe duda, un candidato pánico y para algunos seguramente un candidato de pánico. Lo primero salta a la vista, es evidente, López Obrador ha venido marcando la  agenda nacional en los últimos meses. Él impone los temas. Él los profundiza o los desecha. El juega y el decide a que hora termina el juego. Su personaje “El Peje” es un individuo simpático, cordial, con cara bonachona, que soporta con paciencia las flaquezas de sus prójimos, los “chicos malos” de la historieta que en este caso es la temible “mafia del poder”, integrada por siniestros personajes comandados por el “innombrable” que por las señas nació en Agualeguas Nuevo León, de donde muchos piensan, no debió haber salido nunca.

“El Peje” es un tanto lerdo, algo así como la versión de oposición de aquel siniestro personaje de Fox, Jorge Aguilar, el vocero presidencial, a la diestra estaba Marthita. Aparentemente lento en el pensar, lento en el decir, transmitiendo una imagen de inofensividad que viene muy bien cuando rodeado de una jauría (dispensen los amigos de la prensa) mastica las palabras, poniendo en práctica al pie de la lengua aquel castizo refrán que dice: “palabra y piedra suelta no tienen vuelta”. Pero ojo, el “Peje” es lento, no Andrés Manuel, mientras aparentemente mascusa que va a decir, a chorro mil ciclos por segundo su “coco” gira y sopesa el ajedrez que implica la actividad política. Juega, bromea, se disculpa, amenaza, tranquiliza, promete “amor y paz” y entre bromas y veras, sigue captando simpatizantes que ven en este personaje la opción para dirigir el país, que priístas y panistas, en el imaginario popular han llevado al borde del caos.

No recuerdo en los muchos años que tengo ya para recordar una campaña más furibunda contra un candidato presidencial. Quizás las hubo, pero no de la amplitud, la profundidad, el escarnecimiento a que ha llegado la anticampaña López Obrador. Los contras, que quizás se reduzcan estrictamente a la “mafia en el poder” (whatever that means) pero con un uso ilimitado de recursos que van desde las llamadas “fake news” que en español suenan con su contundencia real “difamaciones y calumnias”, desde las mas burdas de acusar a la esposa de AMLO de ser descendiente de un militar alemán, hasta las muy elaboradas de inventar organismos internacionales, opiniones de financieras, bueno, hasta un columnista de cierto renombre se atrevió a escribir que las calificadoras de deuda presagiaban la ruina del país (¿más?), y mas aún escribió que las “calificadoras nunca se equivocaban” disimulando la gran crisis financiera mundial que hace no tantos años provocaron.

La estrategia de desprestigio, de pánico a la que han recurrido los contras, debe tener, supongo, un fundamento en un trabajo profesional que quizás rinda frutos, bien a bien no lo sabremos hasta los días posteriores a la elección, pero son perfectamente posibles algunas reflexiones provisionales. Dados los resultados, la mayoría de las encuestadoras serias, la guerra sucia no ha desbancado al líder AMLO, antes bien parece fortalecerlo, y como en aquella maravillosa novela de ciencia ficción “La nube negra” de Fred Hoyle, la nube que amenaza a la tierra, asimila todos los ataques y los regresa multiplicados. Lo que quizás sí esté logrando la anticampaña, es acentuar el desprestigio de las elecciones, crecer la desconfianza y alimentar la convicción de que lo mas deseable es una “sacudida” aunque como decía aquel viejo sabio citado por el Dr. Alfonso Pérez Romo: “lo que México necesita es otra revolución, aunque quedemos unos cuantos”.

Quizás lo que México necesita, lo que los mexicanos necesitamos en este mundo convulso y líquido, en este país desangrado y dividido, son motivos para creer, para esperar, para confiar, para crecer, para luchar, para respetar y ser respetados. La clase política, como pomposamente se autonombran algunos, tiene la palabra. Una campaña respetuosa y seria, de propuestas y comprometida, nacionalista y humanista…aunque quedemos unos cuantos.

Lo que ve el que mira.- En el andador central de la Feria, en el área, (¿cuándo aprenderán que perímetro es el cinturón que rodea?) el que va de Pani a la Plaza de Toros, o viene según, a la altura del cinema ubicado en la Expoplaza colocaron unos juegos mecánicos para niños que reducen el ancho a 3 metros mas o menos. Ya que los encargados de esa área en el Patronato lo permitieron, sería urgente la intervención de Protección Civil antes de que en la Feria tengamos que lamentar una tragedia.

bullidero.blogspot.com                 facebook jemartinj                twitter @jemartinj

 

¡Participa con tu opinión!