Grupo Reforma 
Agencia Reforma

CDMX.- Orthofix, una poderosa trasnacional de la ortopedia, fue castigada en Estados Unidos tras comprobarse que incurrió en actos de corrupción en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pero ha incumplido con la entrega de equipos por 3 millones de dólares como reparación del daño y, además, siguió vendiendo sus aparatos en hospitales de la misma institución.
La investigación surgió en la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos y en la Fiscalía de Texas con base en presuntos testimonios de personal de Orthofix que sobornó a funcionarios del IMSS para ganar alrededor de 8 millones 700 mil dólares (116 millones 580 mil pesos, al tipo de cambio de ese año).
Una decena de ejecutivos de esa compañía y funcionarios del IMSS, entre los cuales hubo jefes de compras, médicos y encargados de almacén, estuvieron involucrados en esa trama.
La sanción contra Orthofix fue conocida en México y Estados Unidos por medio de comunicados de prensa en 2012. No obstante, hasta la publicación de este reportaje, se desconocía la forma en que el IMSS intentó resolver el caso y que la empresa continuó operando en suelo mexicano.
Una base de datos elaborada por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) comprobó que durante ocho años la transnacional obtuvo al menos 888 contratos en los que se registraron irregularidades como sobreprecios, sobornos en efectivo, regalos, paquetes vacacionales, entre otros.
Presionados por la investigación y sus hallazgos en Estados Unidos, en 2014 el IMSS presentó una demanda civil y culpó a la transnacional de delitos, asegurando que “la conducta ilegal de Orthofix los había dañado de numerosas maneras”.
El 23 de febrero de 2016, el equipo de abogados del IMSS llegó a un acuerdo en una corte de Texas y pactaron con Orthofix retirar la demanda a cambio de dinero y equipo médico.
Los expedientes obtenidos por MCCI en cortes de Estados Unidos revelan que Orthofix y el IMSS llegaron a un acuerdo económico de 3 millones de dólares (54 millones de pesos) en equipo médico y un millón de dólares (18 millones de pesos) “en efectivo”.
Pero el IMSS confirmó que la compañía ni siquiera hizo el intento de ingresar los equipos a México, por lo que el 23 de febrero de 2018 presentó otra denuncia contra Orthofix por conspiración, fraude, soborno y la violación de un acuerdo.
En tanto, productos fabricados por la empresa continúan ingresando a los hospitales del IMSS a través de un distribuidor: BMTI, al que Orthofix reconoce como su actual representante.
MCCI solicitó el expediente de este caso a la Secretaría de la Función Pública (SFP), pero la dependencia indicó que se encontraba clasificado. Su argumento para no divulgar la información es que está concluido como archivo “por falta de elementos”.
Este reportaje de MCCI forma parte de la cobertura sobre dispositivos médicos presentada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés) y puede leerse completo en https://contralacorrupcion.mx/.