Reconocen que es elevado el número de licenciados en Derecho en la entidad, pero más que la cantidad, debe preocupar la calidad de los mismos, pues ya suman más de veinte las instituciones de educación superior que ofrecen esta carrera, y en algunas los planes de estudio podrían no estar debidamente actualizados o la plantilla de catedráticos quizá no es la mejor, por lo cual, los profesionistas no salen bien preparados para ejercer, sostuvo Rogelio Ruiz Esparza Gómez, presidente del Colegio de Abogados.
Indicó que Derecho es una carrera de alta demandada entre los jóvenes, situación que aprovechan algunas universidades, pues muchos bachilleres son rechazados por las instituciones educativas de prestigio, lo que los orilla a inscribirse en academias que ofrecen la misma carrera, peso sin la misma calidad, y como consecuencia egresan profesionistas que no cuentan con los conocimientos necesarios.
Rogelio Ruiz Esparza expresó que esta situación provoca que anualmente egresen muchos licenciados en Derecho, pero entre ellos, a quienes más se les dificulta el adentrarse en el marcado laboral es a los que no están debidamente preparados; ese es el verdadero problema detrás de la saturación de abogados.
Apuntó que la licenciatura en Derecho es muy amplia en la cuestión laboral, ya que sus egresados pueden desempeñarse como servidores públicos en los tres niveles de Gobierno, así como en las estructuras de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, mientras que en la iniciativa privada pueden ocuparse como asesores, docentes y litigantes.
Finalmente, el presidente del Colegio de Abogados añadió que los egresados de la carrera de Derecho “debemos de ser personas con capacidad, responsabilidad, honestidad y ética, para atender a quien acude ante nosotros; si no se prepara uno adecuadamente, no se puede”.