Salvador Rodríguez López

Por razones no aclaradas se adelantó la inauguración del Hospital General de Zona Número Tres (HGZ-3), prevista para diciembre e incluso hasta febrero de 2018, escogiéndose el 15 de noviembre para hacer la entrega formal, aún cuando entrará en operaciones en un mes o a principios del año próximo.
Las razones para retrasar el arranque de los servicios es que faltan algunos “detallitos”, que tampoco fueron mencionados, lo que podría ser que el equipamiento no ha concluido, principalmente la instalación de los aparatos médicos de alta tecnología con que contará el flamante nosocomio.
Más allá del acto protocolario, lo más importantes es que ya se tiene el hospital, con lo que se podrán desahogar el 1 y 2 que en los últimos años han trabajado a más del 100% de su capacidad, lo que permitirá que se eleve la calidad y calidez en la atención que debe prevalecer en una institución de esta naturaleza.
Durante el acto encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto en el municipio de Jesús María, se mencionó que por primera vez la Asamblea General Ordinaria del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tuvo lugar en una sede distinta a la capital del país, por lo que esta entidad fue durante unas horas el foco de atención nacional, ante la presencia de secretarios de Estado, titulares de dependencias federales, líderes del Congreso de la Unión y dirigentes gremiales obreros y empresariales.
Se olvidó destacar que en la anterior administración estatal, que encabezó el ingeniero José Carlos Lozano de la Torre, se iniciaron las obras, mismas que deberían estar concluidas a más tardar en septiembre de 2016, pero por diversas razones la apertura se hizo 14 meses después.
Otro dato que se relegó fue la labor del licenciado Gregorio Zamarripa Delgado para hacer posible que en Jesús María se construyera el HGZ-3. Cuando era presidente municipal en el período 2008-2010 se presentó el anteproyecto para esta obra y de inmediato ofreció ser el promotor ante el Cabildo para la donación de un terreno, con lo que se adelantó a otros ayuntamientos que tardíamente quisieron entrarle a la puja, ya que él llevaba muy adelantadas las gestiones ante el Seguro Social y el gobierno del estado, que por razones geográficas reconocieron que era el lugar ideal ya que podía dar atención a siete u ocho municipios. Finalmente se determinó que fuera ahí, con lo que Jesús María recuperó una presencia como anfitriona de la salud, luego que perdió el Hospital de la Mujer cuando el terreno en que se encontraba manifestó problemas en el subsuelo, por lo que se decidió volver a construirlo pero en la capital del estado.
También, parte muy importante en este proceso que culminó favorablemente lo ha tenido el delegado del IMSS, Diego Martínez Parra, que desde un principio impulsó el propósito y estuvo cerca de la Dirección General del Instituto para que autorizara la partida necesaria, que frisa en los mil millones de pesos, lo que no fue una tarea fácil ya que cuando estaba autorizada de pronto surgía un imponderable en alguna parte del país, principalmente huracanes, que obligaba a diferir la inversión, pero volvía a plantearla para que se incluyera en el presupuesto del siguiente año, lo que le ha permitido ver culminada su labor.
Con la conjugación de todos esos elementos y el esfuerzo de cada quien hará posible que los habitantes de la región centro-norte del estado salgan ganando una vez que inicie actividades, ya que en un lugar cercano a su lugar de residencia podrán recibir el cuidado que requieran.
Bien, “ya tenemos otro hospital del Seguro Social”, podría decirse con entusiasmo, pero es apenas un capítulo más de las necesidades que hay en Aguascalientes, por lo que se precisa iniciar los tramites para el número 4, teniendo en cuenta que cada año se incorporan a la institución entre 12 mil y 15 mil nuevos trabajadores, que sumando a sus dependientes son alrededor de 60 mil, por lo que a ese ritmo para 2022 habrá cerca de 300 mil nuevos derechohabientes.
En el gobierno del estado, las cámaras empresariales y las agrupaciones sindicales está la respuesta, que no hagan desidia y eviten que vuelvan a presentarse los problemas que se han tenido en las conocidas popularmente como clínicas Uno y Dos. Hay que ir un paso adelante o por lo menos al parejo de las exigencias.

MAL DE MUCHOS…
Para consuelo del alcalde de Rincón de Romos, Javier Rivera Luévano, no es el único al que se le “olvidó” solicitar autorización al Cabildo para hacer un viaje al extranjero, también está su homólogo de la ciudad de Oaxaca, José Antonio Hernández Fraguas, que sin más juntó sus tiliches para cruzar el charco.
Rivera Luévano estuvo el 25 de octubre en Palatinado, Alemania, en compañía del encargado del despacho de la Secretaría del Ayuntamiento, a invitación de la Asociación Engagement Global y la Universidad de IFAS, que se ubica en el municipio de Birkenfeld. Aseguró que le costearon el viaje con 15 mil euros por persona y otros 20 mil pesos que puso cada uno de su peculio.
Ante la presión de los regidores para que informara el porqué se fue como las chachas, no le quedó otra salida que convocar a una conferencia de prensa el pasado 10 de noviembre, en que reconoció que hubo “una falta de comunicación” con el Cabildo, aunque en su descargo afirmó que “no fue con mala intención”.
Sostuvo que las razones para estar en el país germánico fueron para “buscar apoyos para el Municipio en materia de eficiencia energética, tratamiento de aguas residuales y de la basura”, además de recibir consejos para la creación de un plan maestro en estos temas, periplo que incluyó visitas a empresas en materia de energías renovables.
Aunque en un principio sus compañeros del cuerpo edilicio lo quisieron sentar en el banquillo, él se defendió, al establecer que “no hay motivo, no hay razón para que me quieran llevar hasta juicio político, nosotros hemos intentado hacer las cosas lo mejor que se puede y acepto y reconozco que me faltó esa formalidad, pero en un afán muy cercano ahí con los regidores de haberles dicho, no generamos un permiso, un oficio, porque no era necesario”.
Aunque todo indica que ya se desistieron, que entre paréntesis habría sido una exageración promover un juicio político por esa falta, de cualquier manera los ediles no quieren dejar ir la presa y traen entre ceja y ceja a varios de los colaboradores del munícipe, que ojalá le sirva de experiencia y en lugar de hacer nuevos viajes mejor dedique su tiempo a leer la Constitución Política del Estado y el reglamento interior del Cabildo para que esté al día de sus derechos y obligaciones.
Para su consuelo, un colega que también anda pasando aceite es José Antonio Hernández Fraguas, de la capital de Oaxaca, que la semana pasada se fue por seis días a Viena, Austria, sin la autorización del Cabildo, por lo que el día 9 hubo una sesión sólo para reclamarle su falta de respeto y de paso hubo quien le recordó que si pensaba reelegirse que mejor se olvide.

DISCRIMINATORIO
En la campaña del Buen Fin se mantiene la tesis que quienes utilizan tarjeta de crédito están en un plano superior, económicamente hablando. Es inexplicable que se repudie a quien hace compras en efectivo, cuando por ley el peso es la moneda oficial en México. La Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos señala que la unidad monetaria en el país es el “peso” y aún en las reformas recientes no se menciona que el plástico sustituya al peso. El gancho para hacer uso de la tarjeta, en que el ciudadano gasta aunque no sea necesario, es la rebaja de precios y un período de gracia para comenzar a pagar o el pago sin intereses por cierto tiempo, además de que puede hacerse acreedor a un premio en las rifas que sólo incluyen a los que pagan con tarjeta. Lo que se provoca con esto es compras impulsivas y gastar más de lo que se tiene. Caso contrario ocurre cuando se hace en efectivo, que sólo permitir adquirir con lo que se trae en el bolsillo, pero hacerlo en el Buen Fin resulta contradictorio ya que se hace con la moneda nacional.

¡Participa con tu opinión!