Solamente queda un equipo invicto en la temporada tras la derrota de los Chiefs ante los Patriots en el juego del domingo por la noche. Los Rams son el único equipo que aún no conoce la derrota y esto muestra la gran competitividad que tienen las franquicias, logrando que la NFL sea una liga en donde es complicado pronosticar los resultados. A estas alturas ya se ven los equipos que tienen oportunidad de pelear por postemporada, algunas divisiones son muy parejas para bien y otras para mal pues todos sus equipos se encuentran con un mediocre récord. La realidad es que los encuentros comienzan a tener una vital relevancia y nadie quiere regalar nada a estas alturas de la temporada.
Mejor partido: Tal y como se esperaba el mejor duelo de la semana 6 fue el choque entre Kansas City y New England. Dos equipos que se han visto las caras en postemporada y han sido protagonistas durante los últimos años en la liga. Tom Brady sigue demostrando que con las piezas necesarias es un fenómeno, tuvo un gran encuentro superando las 300 yardas y aunque solamente lanzó un pase de anotación llevó a su ofensiva a anotar 43 puntos en una noche que fue totalmente para las ofensivas. Del otro lado, Patrick Mahomes por fin demostró que es un novato. Aunque tuvo un encuentro de más de 300 yardas y 4 pases de anotación, fue interceptado en dos ocasiones, ambas de manera muy inocente, lo que le costó puntos a los Chiefs que a pesar de anotar 40 unidades se quedaron cortos en su intento de vencer a los Patriots y terminaron con su invicto en la temporada. Juegazo que nos regalaron los dos equipos.
Mejor corredor: Todd Gurley se convirtió en una bestia sin freno esta semana en el duelo ante Denver. A pesar de enfrentarse a lo que se supone es una buena defensiva, Gurley hizo pedazos a los Broncos corriendo para 208 yardas y dos anotaciones, teniendo el mejor partido de su carrera. Con rutas hacia fuera, por dentro, rompiendo tacleadas, con acarreos cortos y largos, de todo tipo fueron los que tuvo el corredor de los Rams que confirma ser el mejor corredor de la liga. Su potencia y velocidad son increíbles y hacen que los Rams tengan un arma impresionante que cuida su invicto.
Mejor defensivo: Esta semana no se lo lleva un jugador sino todo un equipo que tuvo una extraordinaria participación. Baltimore dejó en 0 a los Titans en duelo que ganaron los Ravens fácilmente 21-0, lo mejor fue el trabajo de presión que hicieron constantemente sobre Marcus Mariota, al que capturaron en once ocasiones imponiendo una marca de franquicia. Los Ravens semana a semana demuestran tener una de las defensivas más sólidas de la liga.
Sorpresa de la semana: Tras el desastre que habían sido a lo largo de la campaña, nadie imaginaba que los Cowboys podrían pasarle por encima a los Jaguars, que tienen una de las mejores defensas de la liga. Dallas por fin dio señales de vida y de competencia en este año, haciendo trizas la defensiva de Jacksonville con una gran actuación de Ezekiel Elliot, quién corrió más de 100 yardas y anotó en una ocasión. Dak Prescott dio un buen juego sin entregar el balón, acumuló 183 yardas y dos pases de anotación más 82 yardas terrestres y un TD por tierra. Dallas mostró que puede dar pelea ante equipos mejores si Dak sale en buena tarde, el problema es que lo haga más seguido.
Figura de la semana: Aaron Rodgers sigue siendo un jugador de élite que en el momento que decide cambiar el rumbo de un juego, lo hace. Green Bay perdía ante los 49ers en lo que parecía ser la sorpresa de la semana, sin embargo, Rodgers comandó la ofensiva haciendo regresar a su equipo de manera impresionante. Incluyendo una serie que arrancó desde adentro de su propia yarda 20, logrando mover el balón hacia el otro lado, poniendo a Crosby en posición de ganar el encuentro con un gol de campo. Esto lo hizo en menos de un minuto en una gran serie. Rodgers sumó 425 yardas por pase y dos anotaciones en uno de sus mejores juegos de la temporada, todo esto lo hizo lesionado.