A ciencia cierta, desde la creación del núcleo familiar, surgió el cuidado y la protección para los menores de edad que, como todos los individuos de la especie humana, tienen el derecho de recibir el apoyo necesario para su desarrollo, tarea que inicialmente corresponde a los padres y luego a la sociedad en general, a través de las dependencias y organismos públicos y privados.

En este sentido queda mucho por hacer ante las condiciones que enfrentan niños y niñas en hogares disfuncionales o desintegrados, de padres que les niegan atención y apoyo, o que desde temprana edad la pobreza los obliga a trabajar.

Es un problema que empuja a otro aun más lamentable, como son los llamados “niños de la calle”, que viven y crecen en la vía pública con todo lo que esto significa, sin que exista un programa que se acerque a ellos para conocer su situación y en lo posible los auxilie. Mientras que todo el año hay campañas intensas para rescatar perros y gatos, existe una ausencia total tratándose de los niños, tal vez porque eso no da una aureola social.

La delegación estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reveló que entre los principales padecimientos ligados a la violencia intrafamiliar están la hipertensión, gastritis y cefalea, que se encuentran en tercer lugar en la demanda de atención.

De acuerdo a los datos que registran los consultorios de medicina familiar y de especialidades, los grupos de mayor índice de victimización son niños, mujeres y adultos mayores, enfermedades que en parte se deben a la falta de atención, abandono, abuso psicológico, verbal o agresión física, entre otros factores.

Las mujeres entre 15 y 49 años de edad han tenido, por lo menos, un evento violento en su vida, mientras que de 10 a 15 años sufren o son testigos de violencia familiar, lo que afecta en muchos sentidos su estado emocional y de salud física, provocándoles ansiedad, depresión y hasta algún tipo de cáncer.

Por su parte, el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), en el “Estudio Longitudinal del Desarrollo de las Niñas y los Niños” del estado, señala que el ingreso promedio de los hogares de los menores de segundo año en escuelas públicas de Aguascalientes es de 5 mil 208 pesos mensuales, más bajo de lo que tienen las familias de Chiapas, considerada la entidad más pobre del país.

La cifra es menor a los 8 mil 225 pesos que en promedio se reporta para los hogares de Aguascalientes y muy lejos de los 15 mil 507 pesos del promedio nacional. El estudio realiza un seguimiento desde 2016 de un grupo de mil niñas y niños de 100 escuelas primarias del estado, que son una muestra representativa de la población que ingresó al primer grado de primaria en las escuelas públicas, en agosto de ese año.

Es un trabajo que se mantendrá por un período de seis años con la intención de obtener información sobre las condiciones en que se desenvuelve la familia, y de lo que se ha logrado recabar destaca que en los hogares donde la madre tiene estudios universitarios reporta casi un 100% de mayoreos ingresos por persona.

Además de la pobreza y desnutrición que hay, también existe racismo, al descubrirse que existe una relación entre el tono de piel y el ingreso disponible por persona en el hogar, toda vez que los de piel blanca tienen 2.4 veces más ingresos que los morenos.

En el fondo, lo que más importa es crear las condiciones para que se reduzca, y en su caso se elimine, las condiciones en que viven niños y niñas, que cada quien en su espacio contribuya a mejorar la situación y no se vacile en denunciar cuando conozcan de alguna agresión que tenga lugar. Como sociedad hay una corresponsabilidad que nadie debe eludir, para ello basta colocarse en su lugar para comprender el escenario de su existencia.

COMO EN BOTICA

De ninguna manera se descubre el hilo negro ni el agua tibia, como se dice comúnmente, al señalar las calenturas, los afanes o el deseo de “servir ciegamente” a sus semejantes, de aquellos que están al frente de un ayuntamiento y que hoy aspiran a ser ratificados.

Para que no se aceleren, el presidente del Consejo General del Instituto Estatal Electoral (IEE), Luis Fernando Landeros Ortiz, les recordó a todos y todas que la reelección “no es automática” ni obligatoria, por lo que cada quien debe cumplir con lo que dispone la ley, aunque previamente tienen que apegarse a los estatutos de su propio partido.

Bajo este marco, el presidente municipal de Cosío, Juan Manuel Villalpando Adame, que llegó por la vía independiente, si quiere volver a aparecer en las boletas en junio de 2019, debe recabar firmas de apoyo ciudadano para poder registrarse como candidato.

Como se ha informado ampliamente, por primera vez habrá reelección de alcaldes –como ya la hubo este año de diputados locales–, lo que ha despertado el apetito de quienes ocupan el sillón principal, para que en lugar de dos años, que son los que cubren actualmente, se alargue su estadía a cinco años.

De los once presidentes, quienes han manifestado ese propósito son los de Aguascalientes, Jesús María, Cosío y Pabellón de Arteaga, anuncio que ha generado bastante ruido debido a que en cada lugar hay, al menos, dos o más “tiradores”, lo que augura una competencia explosiva, porque de la misma manera que hoy todo está en (aparente) tranquilidad, empezará a surgir un rosario de irregularidades en el manejo y distribución de los recursos y la prestación de los servicios públicos, que de ninguna manera debe extrañar o impresionar, porque así ha sido siempre, el que quiere suplir al que está buscará hasta debajo de las piedras algunas “perlas” que le sirvan para fortalecer su propósito.

Por consiguiente, los actuales titulares deben estar preparados para esquivar toda clase de misiles y más aquellos que provienen de su propia gente, que son los que conocen mejor sus “pecadillos” y por lo mismo los suministrarán a los adversarios en turno.

La opción para reelegirse también abarca a todos los regidores y síndicos, por lo tanto tienen que cubrir la misma ruta que los presidentes, esto es, registrarse como aspirantes ante sus partidos y una vez que obtengan el aval, hacerlo en la planilla correspondiente, sin olvidar que desde un principio deberán estar alertas para que no los desbanquen o les encuentren alguna intervención que tuvieron en sesiones de Cabildo o una declaración ante los medios, que esté en discrepancia con el momento. Uno de los problemas que tienen los políticos es que sus palabras quedan registradas o grabadas, por lo que, como dice la máxima: “Todo lo que digas podrá ser utilizado en tu contra”, y es cuando se arrepienten de lo que dijeron…

Otro elemento que tendrá fuerte presencia y que puede constituir un factor decisivo, son las redes sociales, en donde todo se vale, por lo que deberán tener en su equipo de apoyo algunos conocedores del tema para que analicen diariamente lo que se publica y sepan qué hacer para contrarrestar las campañas negras.

Bien dicen que “el que quiere azul celeste, que le cueste”, por lo que a más de uno o una se le va el sueño de sólo cavilar en que no logre su objetivo, por lo tanto, desde ahora tienen que pensar y actuar con agilidad para evitar que el desasosiego frustre sus propósitos.

IGUAL EN OTRAS PARTES

Una de las quejas más recurrentes de quienes acuden a la policía ministerial a reportar una persona extraviada es que hasta después de 72 horas empiezan a investigar, porque según las sesudas conclusiones de los investigadores, puede ser que se haya ido por su voluntad o que tardó en regresar por algún imprevisto, y cuando se trata de alguien joven afirman que se fue con el novio o la novia, sin embargo, para los allegados es angustioso no saber de su paradero y preocuparse que cada hora puede ser determinante para encontrarla sana y salva. Es una cuestión que se vive en prácticamente todo el país, por lo que bien harían los diputados, al menos los de Aguascalientes, en reformar la ley para que la búsqueda se haga de inmediato, mayormente por los problemas de inseguridad que se viven.