José de Jesús López de Lara

En lo que aparentemente se trató de un robo domiciliario, un hombre fue asesinado en el poblado de El Porvenir, perteneciente al municipio de Tepezalá.
Fue una sobrina la que hizo el hallazgo, cuando fue a visitar a su familiar ya que no lo había visto desde hace varios días.
El cadáver estaba tirado en el suelo de una recámara, envuelto en una cobija, con las manos y pies amarrados, además de que tenía una bolsa de plástico negra cubriéndole la cabeza y amarrada con cinta adhesiva.
Por el desorden encontrado en la vivienda, se presume que el móvil del crimen fue un robo.
La víctima fue identificada como Baudelio, de 60 años, quien fue encontrado muerto en el interior de su vivienda.
Fue aproximadamente a las 14:55 horas del jueves, cuando se recibió un reporte al 911, donde se informaba que en un domicilio ubicado en la calle Benito Juárez, en el poblado de El Porvenir, Tepezalá, había sido descubierto el cadáver de un hombre asesinado.
Hasta el lugar de los hechos arribó una ambulancia del ISSEA, así como policías preventivos de Tepezalá y policías estatales, quienes confirmaron que en la vivienda estaba el cadáver de una persona del sexo masculino que presentaba huellas de violencia, por lo que se solicitó la presencia de personal de la Fiscalía General del Estado.
El hallazgo fue realizado por familiares de la víctima, quienes lo identificaron como Baudelio, de 60 años.
Más tarde arribaron a la escena del crimen los agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales, quienes iniciaron las investigaciones correspondientes.
Una mujer que se identificó como Mariana del Refugio, informó que ya tenía varios días que no veía a su tío Baudelio, por lo que al ir a buscarlo estuvo tocándole a la puerta varias veces pero no obtuvo respuesta.
Por tal motivo pidió ayuda a unos vecinos y cuando finalmente lograron ingresar a la casa, encontró a su familiar asesinado.
Agentes del Grupo Exterior “Tepezalá” de la Policía Ministerial del Estado, tomaron bajo su custodia la escena del crimen mientras se realizan las investigaciones, presumiéndose que el móvil de este asesinato pudo haber sido el robo.