Fue a cobrar la renta y encontró a su inquilino sin vida. Se trata de un suicidio más, protagonizado por Rubén de 56 años de edad, quien no pudo más con la depresión y decidió terminar con su vida.
Los hechos se registraron al mediodía del pasado jueves, en la calle Trizina 102-A Fraccionamiento Paseos de San Antonio, lugar a donde Juan se trasladó para cobrar la renta, por lo que al llegar tocó la puerta varios minutos sin tener ninguna respuesta.
Por lo anterior, Juan decidió ir a buscar a la hermana del inquilino, de nombre Hortensia, ya que ella tenía una copia de la llave. Cuando ambos intentaron ingresar al domicilio, no pudieron, pues la puerta estaba cerrada con seguro por dentro.
Al sospechar que algo no andaba bien, decidieron acceder al inmueble por el patio, por lo que rompieron el vidrio de la puerta trasera. Una vez adentro encontraron el cuerpo de Rubén suspendido de un aro metálico atado a una cuerda.
Fue la hermana quien habló al número de emergencia. Al arribar los paramédicos confirmaron que ya estaba consumado el deceso. Finalmente acudieron Servicios Periciales para levantar el cuerpo.