Cuando ya había hurtado de una empresa ubicada en el municipio de Jesús María, artículos diversos por un monto superior de 150 mil pesos, un ladrón logró ser detenido en los momentos en que se daba a la fuga.
El autor de este cuantioso robo es un individuo de nombre Pablo, de 30 años de edad, quien por cierto tiene en su haber múltiples detenciones precisamente por el delito de robo, así como por faltas administrativas.
En esta ocasión Pablo decidió meterse a robar a una empresa textilera que se ubica en la carretera estatal número 28, a la altura del kilómetro 2+000, en el municipio de Jesús María.
Para lograr su objetivo hizo un boquete en una de las paredes de la empresa y de esta forma logró ingresar.
Tras pasar desapercibido, logró apoderarse de dos máquinas de soldar, una cortadora y varios objetos más como fue una hidrolavadora, cable de cobre y herramienta diversa.
Sin embargo, cuando ya se daba a la fuga con el jugoso botín, fue detenido por elementos de la Policía Municipal de Jesús María, quienes al cuestionarlo sobre los objetos que llevaba consigo, comenzó a caer en varias contradicciones hasta que finalmente informó que los había robado.
El propio Pablo llevó a los uniformados hasta la empresa donde cometió el robo, percatándose del boquete que había hecho en la pared para poder ingresar.
Una vez que el propietario de la empresa identificó los artículos recuperados, manifestó su deseo de presentar una denuncia penal en contra del detenido, por lo que Pablo fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público del fuero común.