David Loji
Agencia Reforma

La cabina de un automóvil es la principal responsable del vínculo que crean los conductores con sus vehículos. Por ello, los diseñadores de interiores tienen la responsabilidad de crear una experiencia que sea acorde a la marca a la vez que balancean la seguridad, tecnología y conectividad.
Chris Benjamin, jefe de diseño interior de FCA platicó con REFORMA sobre esta labor.

¿Cuál es el proceso de creación de un interior?
Empezamos viendo qué tipo de vehículo deseamos hacer y la impresión que deseamos dejar en el cliente. Damos libertad a los diseñadores y los dejamos hacer dibujos de una variedad de ideas que van desde el lado conservador hasta el salvaje para obtener algo que se ajuste a la marca y al vehículo específico.
Usualmente creamos una gama de cinco a seis ideas de diferentes diseñadores y luego hacemos una selección.

¿Como diseñador cuáles son las limitaciones a las que te enfrentas generalmente?
Tenemos muchos ingenieros trabajando con nosotros. Ellos tienen parámetros como por ejemplo ciclos de servicio, durabilidad de materiales y como se ensamblan las cosas.
Es nuestro trabajo tomar todas esas cosas y hacer que luzcan como creemos que deben lucir y ser emocionantes y capturar la mente y corazón del cliente.
Al final del día cuando alguien abre la puerta del vehículo se lleva la primera impresión. Esa primera impresión debe decirle «por favor entra». Así que, si abren la puerta y el auto luce corriente, el cliente no va a querer entrar.
Las regulaciones federales también son algo que tomamos muy seriamente, no te puedes escapar de ellas, así que sabemos qué se necesita para cubrir estas cosas. Esto se vuelve complicado porque cada año o cada dos años esas regulaciones cambian.
Y en cuanto a términos de costo, eso es algo que a lo largo de los últimos años hemos tomado muy seriamente, en términos de asegurarnos que estamos creando productos que son rentables para la compañía.
Sin embargo, no comprometeremos la experiencia que daremos a nuestro cliente y a lo que me refiero es que puedes ejecutar dos paneles de instrumentos que luzcan iguales y uno podría costar 50 o 60 dólares más que el otro. Así que tratamos de encontrar soluciones inteligentes.
El diseño industrial es diseñar cosas que la gente usa, diseñar algo que mejore la vida de la gente o que la enfatice de alguna manera, lo cual es extremadamente importante, especialmente en nuestros vehículos que son más costosos.
Por ejemplo: mira a nuestra Jeep Grand Cherokee como la versión Summit de gama alta que vale 60 mil dólares . Nadie en realidad necesita un auto de ese precio, más bien se convierte en un objeto de deseo. Tratamos de que el cliente abra la puerta y diga: «sí, esto es lo que siempre he querido», así que es crear ese deseo en vez de fabricar un mero dispositivo para llegar del punto A al punto B.

¿Cuáles son las tendencias más importantes en diseño de interiores automotrices?
Es la integración de tecnología, vehículos autónomos, tamaños de pantallas y cómo interactúas con ellas ya sea con voz o toque, eso es lo más grande estos días.
Los diseñadores somos «geeks» acerca de cosas que no tienen que ver con autos, como películas de Star Wars. También vamos al Show CES de Las Vegas cada año y vemos las cosas que presentan. Para se trata de cómo capturamos eso y lo ponemos en un auto porque todo mundo ama estos temas, así que para nosotros ahí está la diversión.