Se traen “cortitos” a los choferes del transporte público; en lo que va del año se han aplicado 701 sanciones, las cuales representan diez millones de pesos. Los taxistas, son los peor portados con 565 multas, les sigue el colectivo foráneo con 67; el transporte de personal con 40 y los urbanos con 24. Las restantes corresponden 4 a al escolar y una a la modalidad de suburbano.

Sobre el particular, el director de Movilidad Urbana, José Antonio Sánchez Gómez, precisó que en la modalidad de taxis, cada una de las 565 multas fueron de 200 UMAs, en el entendido de que cada Unidad representa 75.49 pesos y las principales faltas fueron por no portar el gafete que los identifica y por no complementar o liberar los trámites en el tiempo concebido.

En la modalidad de colectivo foráneo, las 67 multas también fueron de 200 UMAs, principalmente por no estar calibrados o en funcionamiento los gobernadores. Y en Transporte de Personal, suman 40 infracciones de 212 UMAs cada una, de las cuales hay 16 casos por no contar con permiso de explotación, es decir que las unidades eran “piratas”.

Las 24 sanciones para los urbanos, de 110 UMAs cada una, se aplicaron fundamentalmente porque el chofer no fue respetuoso con el usuario; por no cumplimentar los trámites administrativos dentro del plazo concedido; por desviar o cortar la ruta autorizada; por no mantener la unidad en óptimas condiciones de uso o por no portar permiso vigente para prestar el servicio de transporte público.

Asimismo, se aplicaron porque el chofer se distrajo con el uso del teléfono; por no respetar las paradas oficiales; por circular con licencia vencida; por abastecer combustible con pasaje a bordo; por manejar en estado de ebriedad o por carecer de permiso.

El funcionario destacó que son las causas más recurrentes y exhortó a los usuarios a que denuncien cualquier irregularidad en el servicio, porque de esa manera se podrá mejorar la calidad del mismo.