En promedio, siete de cada diez ciudadanos que demandan la nulidad de algún acto de Gobierno, por considerar que agravia sus derechos, le ganan a la autoridad en tribunales, de acuerdo a cifras oficiales del Poder Judicial del Estado.

En contraparte, solamente dos de cada diez deben asumir el dictado de la autoridad, aunque no les parezca, al reafirmarse la legalidad de sus actos; y un caso de cada decena termina en carpetazo, con nulidad para efectos o con sentencia mixta.

Al respecto, el presidente de la Sala Administrativa del Poder Judicial del Estado, Rigoberto Alonso Delgado, refirió que, a diferencia de otros años, actualmente la mayor carga de demandas de nulidad contra actos de Gobierno la acaparan las autoridades municipales, concretamente en juicios que combaten los cobros del Impuesto Predial.

En ese sentido, detalló que del 1 de enero al pasado 15 de agosto del año en curso, los expedientes por esta causa representan el 26.17% de los 1,479 casos nuevos acumulados en lo que va del 2019.

Es decir, ya son 387 los ciudadanos que a través de juicios individuales se han inconformado por el tema del predial y no por el cobro en sí, que es una obligación, sino porque estiman que el monto no corresponde al valor de sus propiedades.

En orden de importancia le siguen las multas de tránsito que por años fueron el principal tema de juicios en la Sala Administrativa, incluso abarcando más de la mitad de las demandas y hoy en día representan el 25.83%, con 382 expedientes en curso.

El tercer rubro con mayor número de demandas de nulidad es el del servicio de agua potable, que en este año ha generado 252 juicios administrativos, mismos que significan el 17.04% de los nuevos juicios acumulados en el año.

En la cuarta posición se encuentran los juicios de nulidad que combaten medidas adoptadas en contra de concesionarios del transporte público urbano, con 118 juicios; mientras que en quinto lugar se ubican las multas por alcoholímetro, con un total de 75 demandas de nulidad por parte de quienes no salieron bien librados en la prueba de alcoholemia.