Con el nombre de Regina fue bautizada la bebita de Carlos Herrera y Haydee Jiménez. La ceremonia sacramental fue enmarcada por el Templo del Rosario (La Merced), donde estuvieron presentes los papás, así como sus padrinos Iñaki y Linda Cruz.
Emotivo fue el momento en el cual el ministro de la Iglesia explicó a los presentes el significado del sacramento del bautismo, argumentando que Regina sería convertida en una nueva hija de Dios y desde ese momento, el Todopoderoso la acompañará por el resto de su vida.
Momentos después, la pequeña fue acercada la pila bautismal donde la ungieron con el aceite de los catecúmenos para después verter en ella el agua del Río Jordán.
Al finalizar la ceremonia, sus papás ofrecieron un banquete en el Salón Campestre San Joaquín, donde prevaleció agradable ambiente familiar.