Comienzan las primeras lluvias del año, y con ello, la necesidad de que las fábricas supervisen su instalación eléctrica, señaló Eduardo Llamas Esparza, presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Eléctricos; en especial, deben tener cuidado de darle mantenimiento a los pararrayos, para evitar que una descarga eléctrica propicie fallos en sus máquinas y equipos, algunos de ellos de alto valor.
Detalló que los rayos que se presentan durante la temporada de lluvias forman parte de un fenómeno llamado descarga atmosférica, cuyos efectos se pueden controlar con la instalación de un pararrayos; pero si este sistema no es eficaz, la descarga de un rayo puede generar grandes problemas.
Llamas Esparza afirmó que para tener la garantía de un buen funcionamiento de los pararrayos, hay que darles mantenimiento por lo menos una vez al año, pues se debe verificar el buen estado de los cabezales y el soporte mecánico; así, las empresas se aseguran de evitar daños por una descarga atmosférica.
Señaló que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social realiza esporádicamente verificaciones para certificar las condiciones de las instalaciones de las empresas, incluidos los pararrayos, sin embargo, en estas plantas deben adoptar medidas precautorias al margen de estas supervisiones, pues la prevención debe formar parte de las buenas prácticas del sector empresarial.
Para concluir, el presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Eléctricos indicó que hay registros de casos en los cuales una descarga atmosférica llegó a dañar naves industriales completas, e inclusive a personas que se encontraban en las cercanías, todo ello por la falta de mantenimiento y prevención.