Menos de once meses para la aplicación de sanciones económicas a los miles de comerciantes, restauranteros, empresarios o todo aquel ciudadano aguascalentense que compre, venda o utilice productos plásticos o de unicel de un solo uso como popotes, platos, vasos, cubiertos y bolsas, los cuales tardan hasta dos siglos en degradarse.

Todos los ciudadanos de esta Capital se encuentran inmersos en un proceso de transformación ecológica de trascendencia, la cual ocurre por primera vez en décadas en Aguascalientes, orientada a modificar los hábitos de consumo, dejando a un lado los productos plásticos desechables e incorporando los de origen biodegradable.

Ya existen en el mercado productos de un solo uso fabricados con materiales de fibras naturales como la fécula de maíz, hueso de aguacate o de bagazo de caña. En la medida que aumente la demanda de estos artículos, los precios se reducirán significativamente, aunque aquí todavía son relativamente caros.

También hay productos de papel y cartón. Estos artículos tardan entre 90 y 240 días en biodegradarse.

LOS INVENTARIOS TIENEN PLAZO

Tras la publicación en el Periódico Oficial del Estado en el pasado mes de octubre del Reglamento de Protección de Medio Ambiente y Manejo de Áreas Verdes del municipio de Aguascalientes, aquí existe la prohibición oficial de utilizar esos materiales altamente contaminantes al medio ambiente, aunque con un periodo de gracia de un año para que se muevan los inventarios de esos artículos.

A partir de enero de 2019, las Secretarías de Comunicación y de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable del municipio de Aguascalientes, emprenderán su campaña de concientización para ofrecerle las distintas alternativas de compra de productos biodegradables y la adopción de nuevas prácticas de consumo.

LA OFERTA EN EL MERCADO HOY

De acuerdo a uno de los proveedores de estos artículos en Aguascalientes, Oscar Ramos informó que varios de los productos son importados de California, aunque el reto es generar industria local, aprovechando la circunstancia de que dejarán de fabricarse y venderse productos plásticos y de unicel, para desarrollar los de origen de fibra natural.

Entre los productos biodegradables que se pueden encontrar en Aguascalientes, algunos son importados, otros son michoacanos o del Estado de México, aunque las bolsas de camiseta ya están siendo fabricadas en territorio estatal, con materiales de bagazo de caña que sustituye al unicel. La fécula de maíz suple al plástico y la semilla de aguacate se emplea para fabricar los cubiertos.

En los cuatro últimos años, los precios de los artículos de fibras naturales ha bajado un 50 por ciento. Los popotes biodegradables llegaron a costar 60 centavos y ahora 25 o 20 centavos, con lo cual ya son un producto accesible para los negocios del municipio de Aguascalientes.

Hay bolsas que se elaboran por tres materiales naturales como la fécula de maíz, las oxo biodegradables y cartón.

TABLA PRECIOS

 

UNIDAD PRODUCTO

 

PRECIO AL MENUDEO
KG BOLSA FÉCULA MAÍZ $ 60.°°
KG BOLSA PLÁSTICO BIODEGRADABLE $ 70.°°
KG BOLSA PLÁSTICO CONVENCIONAL $ 45.°°
PIEZA VASO PAPEL BEBIDA CALIENTE $ 1.50 a $ 4
PIEZA VASO FÉCULA MÁIZ BEBIDA FRÍA $ 0.85 A 5.50
PIEZA PLATO BIODEGRADABLE DE BAGAZO $ 0.85 A 2.00
PIEZA POPOTE $ 0.25

TODOS SOMOS RESPONSABLES: ROMO REYNOSO

Como impulsor del Reglamento de Protección de Medio Ambiente y Manejo de Áreas Verdes del municipio de Aguascalientes, el regidor Miguel Romo Reynoso señaló que cada ciudadano es responsable de elegir si utiliza productos o embalajes de origen no plástico y que se degraden de manera eficiente, incluso existen algunos que funcionan como composta.

Los residuos plásticos tardan siglos en degradarse y además las moléculas de plástico generan contaminación al suelo y a los mantos acuíferos.

Desde el siglo pasado se masificó la utilización de los productos plásticos y a través de los años redundó en una contaminación ambiental de dimensiones gigantescas, lo que se observa fácilmente tras las inundaciones que se generan por las lluvias a causa del taponamiento de la infraestructura hidráulica.

El regidor Miguel Romo Reynoso explicó que el periodo de gracia de un año de no sanciones económicas es para apoyar a los comerciantes a que muevan sus actuales inventarios y busquen alternativas de sustitución con materiales no plásticos, sino de origen natural.

La intención es que la ciudadanía, cuando acuda a los supermercados, lleve sus bolsas de uso frecuente para la carga y traslado de sus alimentos o insumos del hogar, sacando así el uso de bolsas de plástico de un solo uso.

COMIDA ENVUELTA EN BASURA

Aguascalientes se encuentra en moda de cuidar el medio ambiente, pero eso no sucede cuando una persona acude a comprar una gordita para llevar a casa, donde el establecimiento formal o el comerciante ambulante se la prepara y se la ponen en una charola de unicel convencional, y para que no se le enfrié le ponen otra charola encima, la meten a una bolsa de plástico, luego las salsas se las sirven en mas bolsitas, y si piden cebollita o cilantro se las entregan en mas bolsitas. Luego le ponen un tenedor desechable y todos los alimentos se los guardan en una bolsa de camiseta, cuyos materiales plásticos son contaminantes y el valor comercial de la gordita es de 10 pesos y el resto es solo basura.

UN PASO ADELANTE. A un mes de la vigencia del Reglamento de Protección de Medio Ambiente y  Manejo de Áreas Verdes del municipio de Aguascalientes, un grupo de aproximadamente sesenta restauranteros afiliados a la Canirac ya comenzaron a utilizar los productos desechables biodegradables, luego de conseguir a una empresa proveedora que redujo hasta en un 50% los precios de sus 300 productos biodegradables como vasos, platos, cubiertos o bolsas de camiseta o celofán, elaborados con fibras naturales.

A través de restauranteros de 19 delegaciones de la Canirac en el país, una empresa aguascalentense de un joven emprendedor ganó un concurso y logró una primera compra consolidada por más de 100 mil popotes, 30 mil vasos y 20 mil platos y charolas biodegradables.

FALTAN POR SUBIRSE AL BARCO

Claudio Innes Peniche, presidente de la Canirac, explicó que de los 200 socios de la cámara, más del 25 por ciento de ellos se encuentran convencidos desde ahora y han adoptado los nuevos productos amigables con el ambiente, el resto deberá hacerlo antes del 16 de octubre de 2019.

Aseveró que aquel restaurante que vende un refresco a 20 o 25 pesos puede invertir 25 centavos en la compra de un popote elaborado con hueso de aguacate, sin necesidad de subir el precio final al consumidor de las bebidas que ingieran. Sin embargo, el ciudadano consciente ni siquiera estaría solicitando el popote.